Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La educación y la hostelería tiran de la afiliación en el último año

La construcción sigue destruyendo empleo después de más de seis años de crisis. La reestructuración de la banca se nota en el mercado laboral

La primera mejora anual de la afiliación a la Seguridad Social durante la crisis debe mucho al comportamiento de la educación y la hostelería, que aumentaron en casi 47.000 y 30.346 trabajadores, respectivamente. Ambas fueron las que más subieron en el último año, seguidas de profesionales y científicos. Pero más allá de este análisis somero, si algo ha cambiado el signo del mercado laboral en el último año es el frenazo en la caída del empleo público, que ha corrido paralelo al menor rigor presupuestario. Esto último se nota en la marcha agregada de las tres ramas de afiliación más vinculadas con el sector público, junto a la educación, la sanidad y la Administración.

Por lo que respecta al sector privado, la hostelería es la que tiene un mejor comportamiento. La buena campaña turística, que ha marcado récord de visitantes, a lo largo del último año se ha notado en el sector.

El buen dato de febrero podría haberse mejorado de haber tenido un mejor comportamiento el sector del comercio. En esta rama, en la que hay 2,9 millones de afiliados (la más cuantiosa de todas), el empleo ha tenido un comportamiento átono. El estancamiento del consumo también se nota en este aspecto.

La industria, donde está el mejor empleo, pierde 22.000 cotizantes

Al otro lado de la tabla, es decir, entre los sectores que destruyeron en el último año aparece destacada —¡cómo, no!— la construcción. A pesar de que en el último mes, sus guarismos han mejorado algo, en el último año el ladrillo ha engullido a más de 56.000 afiliados. Antes de la crisis, el sector llegó a emplear a más de 2,7 millones de personas, el 13% de toda la fuerza laboral que había en España. Ahora apenas quedan unos 950.000 empleados afiliados a la Seguridad Social.

Tampoco la industria manufacturera brinda noticias positivas. Al igual que la construcción, en el último mes creció su empleo, pero en el último año ha perdido 22.280 empleos. La mala noticia de esta caída es en que la pérdida de empleos en este sector suele afectar a lo que los expertos llaman el núcleo duro del mercado laboral. La industria manufacturera es donde se concentran los puestos de trabajo más estables y con mejores sueldos. De ahí que la pérdida de empleo en esta rama, sea una mala noticia doble.

Algo similar puede decirse del empleo que se está perdiendo en las actividades financieras y seguros. En el último año, en este sector se han esfumado 14.646 afiliados. La reestructuración del sector bancario se ha borrado de las calles españolas miles de sucursales y, con ellas, se han evaporado decenas de miles de empleos. Y eso es algo que todavía está pesando en el mercado laboral.

Entre las ramas que ven como crece ligeramente el nivel la afiliación, están las trabajadoras de hogar. Aumentaron un leve 1,22%, en total 5.121 más. Aprovechando este dato el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, afirmó que así se desmiente que la afloración de empleo en el hogar se haya detenido. Según los datos difundidos ayer, hay 425.387 empleadas en este sector, un nivel en el que se ha estancado desde hace más de medio año. Todo un contraste con lo vivido el año anterior, cuando la afiliación creció en 100.000 trabajadoras en un año.

Más información