Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno mejora al 0,7% su previsión de crecimiento para el próximo año

Rajoy avanza en el Senado la nueva proyección que marcará los próximos presupuestos

Promete mantener la paga extra de los funcionarios, pero planea congelarles el sueldo

El Consejo de Ministros aprueba este viernes el cuadro macroeconómico para el próximo año

El Gobierno quiere cambiar el funesto escenario económico que esbozó el pasado abril cuando remitió a Bruselas unas conservadoras previsiones económicas que aplazaban hasta 2016 un crecimiento de la actividad por encima del 1% del PIB. Ahora, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ve indicios de que la economía comienza a respirar —“hemos dejado atrás la recesión, pero seguimos en crisis”, sentenció el lunes en una entrevista en The Wall Street Journaly pretende plasmar esa mejoría en los Presupuestos de 2014. Rajoy la presentará el próximo viernes en el Consejo de Ministros.

Las cuentas públicas se asentarán sobre un cuadro macroeconómico renovado y más optimista que el del pasado abril. Así lo ha avanzado el presidente este martes en el Senado donde ha augurado que el PIB crecerá un 0,7% en 2014, dos décimas más de lo previsto hasta ahora (un débil 0,5%). Y eso, siendo “prudentes”, puesto que el consenso de los analistas estima que la actividad económica avanzará un 1% del PIB, ha puntualizado. Sin embargo, el panel de Funcas, que recoge las estimaciones de los principales servicios de estudios, sitúa el crecimiento también en el 0,7%, aunque es cierto que las revisiones están siendo al alza.

El efecto de la subida del IVA hasta agosto es la mitad de lo previsto

Rajoy está confiado en que la economía española ha dejado atrás la peor recesión de la democracia y se encamina a una senda de crecimiento que será visible el último trimestre de este año. Por eso, rechaza adoptar nuevas medidas para frenar el déficit público del Estado que alcanzó en agosto el máximo del año en el 4,62% del PIB, lo que supone un desfase presupuestario de 47.579 millones y pone cuesta arriba el reto del Gobierno de cumplir con el objetivo fijado por Bruselas en el 6,5%. Pero en el Ejecutivo de Rajoy esperan que la recuperación del último trimestre tenga el empuje suficiente para animar los ingresos impositivos y reducir la brecha presupuestaria.

La cifra de déficit de agosto está afectada por el particular calendario de liquidaciones de los impuestos. Falta por ingresar el pago fraccionado del impuesto de sociedades y otras liquidaciones de IVA, por lo que siguiendo la tendencia del año pasado se espera que a partir de agosto se reduzca el déficit paulatinamente. Pero en 2012 el Gobierno contaba con medidas que le ayudaron a minorar el desajuste como la supresión de la paga extra a los funcionarios, que supuso un ahorro de 5.000 millones a las arcas públicas, o la subida del IVA, entre otros.

Rajoy ha garantizado en el Senado que no tocará la paga de Navidad a los empleados públicos ni en 2013 ni en 2014, pero evitó aclarar si volverá a congelarles el sueldo el próximo año. “Hemos pedido un notable esfuerzo a los trabajadores públicos. Soy consciente de su trabajo y de la profesionalidad de los empleados públicos y en cuanto podamos mejoraremos su situación”, ha señalado Rajoy en la Cámara alta. Fuentes del Ministerio de Hacienda aseguran que aún no hay nada decidido al respecto. De hecho, se ha barajado actualizar el salario de los empleados públicos por debajo del IPC, pero otras fuentes gubernamentales dan por sentado que no habrá subida salarial.

El Ejecutivo planea congelar el sueldo a los empleados públicos el año que viene

El Gobierno no contará con el colchón de la paga extra para suavizar el déficit en diciembre, lo que reduce su margen de maniobra. Además, en un par de meses —cuando las pymes presenten la liquidación de IVA correspondiente a agosto y septiembre— se acabará el impacto de la subida de tipos que sirvió para impulsar la recaudación durante el último trimestre del año pasado y ayudó a contener el déficit de 2012. El aumento del impuesto sobre el consumo ha supuesto hasta agosto 6.217 millones de euros, frente a los 10.134 millones previstos por Hacienda para todo el año, según el informe mensual de recaudación difundido ayer por la Agencia Tributaria. El documento revela que la caída de la recaudación en el impuesto de sociedades es del 21,5% en los ocho primeros meses del año. Pero advierte que se debe en parte al aumento de las devoluciones y a la compensación de la liquidación de julio con el pago fraccionado del año pasado. Además, Hacienda espera aumentar los ingresos de este tributo que grava los beneficios empresariales en unos 600 millones hasta diciembre con la supresión de la deducibilidad de las pérdidas de valores en el extranjero, aprobada a principios de verano.

El mismo informe muestra que la recaudación por el nuevo impuesto sobre premios de loterías solo ha recaudado hasta agosto 142 millones, el 17% de los 824 millones previstos para el año.

La salud de las cuentas de la Seguridad Social se ha convertido en una de las grandes preocupaciones del Gobierno, que ultima una reforma para contener el gasto en pensiones. El instituto público presentó un superávit hasta agosto de 3.384 millones, un 24% mayor que el registrado en idéntico periodo del año pasado. No obstante, el dato no es concluyente porque recoge un aumento de las transferencias del Estado. Además, la previsión es que las cuentas de la Seguridad Social registren un déficit del 1,4% del PIB (unos 14.000 millones), lo que supondría el mayor desajuste en la historia del organismo público.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información