Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La falta de oferta dispara los precios de la leche

Los ganaderos temen un pacto entre las empresas lácteas para frenar la subida

Una mujer selecciona productos lácteos en un supermercado en Barcelona
Una mujer selecciona productos lácteos en un supermercado en Barcelona

Los precios de la leche han experimentado en los últimos meses un incremento medio superior al 20% por el recorte de la oferta interior y la imposibilidad de importaciones baratas desde otros países comunitarios debido a la mayor demanda de los mercados internacionales. Las previsiones apuntan a que la subida seguirá en otoño. Frente a unos precios prácticamente congelados de 0,29-0,30 euros el litro al inicio de la campaña, en la actualidad se han situado a un nivel de 0,36 euros en Galicia, principal área productora, para superar en otras zonas los 0,39 euros.

 

Esta situación de las cotizaciones responde fundamentalmente a la falta de oferta con una producción en la campaña pasada de solo 6,2480.000 toneladas frente a una cuota de 6.262.000 toneladas en venta a las industrias... Para Román Santalla, responsable del sector ganadero de UPA, esta subida respondería a la situación de pérdidas atravesada en los últimos años que dio lugar a cierre de explotaciones, recorte de censos, venta de la recría para obtener ingresos, una peor alimentación con menores rendimientos y la mayor demanda exterior.

En otras condiciones, esta situación de déficit se estaría cubriendo con leche barata importada desde otros países comunitarios. Hoy es imposible por la existencia en esos países de unas cotizaciones superiores donde destacan los 0,48 euros que se llegan a pagar en Francia. Las razones de este nuevo panorama se hallan en la existencia de una mayor demanda, principalmente de leche en polvo, en los mercados internacionales donde destacan las compras de Rusia y China.

La situación de los mercados fue analizada la pasada semana por la Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil) ante la previsión de que sigan subiendo las cotizaciones en otoño y las dificultades que tienen las mismas para aplicar esos incrementos en los precios finales que ofrece la gran distribución. En medios del sector se teme la posibilidad de que suscriban un pacto tácito para frenar las subidas.

La industria tiene una doble estrategia. Hay un grupo de empresas lácteas, especialmente en las elaboradoras de quesos, como Garcia Baquero, Reny Picot o Entrepinares, que tiran del carro de las subidas para hacerse con más oferta nacional de leche. Hay otras como Danone o Pascual, según organizaciones ganaderas, que son reacias a elevar los precios. En el caso de Leche Pascual, esta posición le está suponiendo pérdidas de recogida de leche y se achaca esa postura a las dificultades financieras del grupo que en junio tuvo que suscribir un crédito sindicado de 300 millones.