El Gobierno promete una gran reforma fiscal ante la presión interna y de Bruselas

La Comisión exige al Gobierno que apruebe los cambios antes de marzo de 2014 Bruselas exige cambios profundos y subidas y Aznar y otros en el PP bajadas

La vicepresidenta del Gobierno, tras el Consejo de Ministros.
La vicepresidenta del Gobierno, tras el Consejo de Ministros.J. J. Guillén (EFE)

El Gobierno prepara una profunda reforma del sistema fiscal, aunque se fija sobre todo en el IRPF y las cotizaciones sociales. “El Gobierno trabajará en una reforma tributaria completa para reordenar el sistema retributivo. Se han hecho muchas reformas parciales. Esta será una reforma completa para buscar un sistema tributario justo”, aseguró la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, tras el Consejo de Ministros. Este compromiso es la respuesta política a las presiones de un lado y de otro, de Bruselas y de un sector del PP, para que retoque los impuestos.

Preguntada por más detalles, la vicepresidenta dejó la puerta abierta a tocar todo, incluido el IVA, como reclama Bruselas, pero no de forma inminente. Fuentes del Ejecutivo sitúan esta gran reforma en el año 2014, cuando la exige la UE.

“El sistema es muy amplio, hay muchas piezas, no solo es el IVA. Probablemente tengamos que avanzar en cómo tratamos el IRPF y cómo logramos ganar en competitividad, hay que analizar asuntos importantes como el de las cotizaciones sociales. Esto requerirá un trabajo muy arduo y muy amplio. No será inmediato”.

El asunto de los impuestos se ha convertido en un eje del debate interno en el PP y en el Gobierno. El Ejecutivo está dividido no solo en esta cuestión, también en otras clave como las pensiones o la posible segunda vuelta de la reforma laboral. Bruselas exige una profunda reforma de los impuestos antes de marzo de 2014 y subidas, entre ellas del IVA por la vía de sacar productos del tipo reducido. Pero a la vez un ala del PP, con José María Aznar y Esperanza Aguirre, exige bajadas de impuestos ya. El Gobierno responde a todos con el anuncio de una gran reforma, con el que políticamente logra ganar tiempo. Cristóbal Montoro ya apuntó el miércoles que, en su opinión, Bruselas daba margen a España para revisar el sistema en 2014.

Santamaría rebaja las expectativas de un gran pacto sobre el empleo

Las presiones son de todo tipo, también del mundo empresarial o sindical, ya que se habla de cotizaciones sociales. El Gobierno se da unos meses para resolverlas pero admite ya muy claramente que el sistema fiscal tal como está no vale, algo muy novedoso.

El Ejecutivo de momento concentra sus dudas y discusiones inmediatas en las pensiones. El debate interno es fuerte, como prueba la posición del Banco de España, dirigido por Luis Linde, una persona cercana a Luis de Guindos, ministro de Economía. Este organismo reclama que se adelante la aplicación de la jubilación a los 67 años, algo que Rajoy de momento ha rechazado.

Sáenz de Santamaría aseguró ayer que al Gobierno le gustaría pactar la reforma de las pensiones con el PSOE. Sin embargo, en el Ejecutivo admiten que será difícil. En 2011, el PP dejó solo al PSOE con su reforma de las pensiones. Votó en contra y ahora promoverá un cambio para endurecer esa que rechazó.

Sáenz de Santamaría enfrió un tanto las expectativas de un gran pacto de Estado abiertas estos últimos días con los acuerdos en asuntos como la ley de transparencia, la política europea o la estrategia de seguridad nacional. La vicepresidenta explicó que el Ejecutivo da la bienvenida a cualquier acuerdo pero recordó que en el gran debate, el de la política económica para crear empleo, “hay diferencias y el Gobierno no quiere volver a las políticas de la anterior legislatura”. Rajoy ha rechazado los planteamientos del PSOE para pagar a las empresas con problemas parte de los sueldos para evitar despidos, como se hace en Alemania, y les dijo a los sindicatos UGT y CCOO que no veía condiciones para el gran pacto sobre el empleo que ellos le plantearon en La Moncloa.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS