Fedea detecta anomalías en el déficit de 2012 de algunas comunidades

Los investigadores de la fundación auguran que el desfase no bajará del 1,4% Creen que el déficit regional de 2012 subirá unas décimas

Poner orden en las cuentas de las comunidades autónomas ha sido uno de los mayores desafíos del año pasado. Las autonomías lograron rebajar el déficit público del 3,3% en 2011 al 1,7% el año pasado. “Las comunidades autónomas se comportaron mucho mejor el año pasado. Pero el trabajo está medio hecho”, ha asegurado el investigador de Fedea Juan Rubio-Ramírez, uno de los autores del Observatorio Fiscal y Financiero de las Comunidades Autónomas junto a José Ignacio Conde-Ruiz y Carmen Marín González, que ponen en duda el logro de 2012.

Los investigadores concluyen, tras analizar las cifras de cierre del año pasado y los presupuestos regionales para este, que las comunidades no podrán reducir el déficit por debajo del 1,4%. Consideran que las autonomías han sobrevalorado los ingresos propios (Impuesto de Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados, Sucesiones y Donaciones, tasas…) en cerca de un 20% en un periodo de recesión. Y dudan sobre la corrección de algunas partidas de las cuentas regionales del año pasado. Por lo que creen que el déficit del 2012 será finalmente unas décimas superior al 1,7% con el que cerraron el año.

Entre las comunidades que mejor nota sacarán este año, según las previsiones de Fedea, estarán Asturias, Castilla-León, Galicia, Navarra, Aragón, Canarias, Extremadura y La Rioja. Entre las incumplidoras estarán Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Cataluña, Baleares, Murcia, y País Vasco. Por otra parte, Madrid, Andalucía y Cantabria estarían rozando el límite de déficit.

Las comunidades del arco mediterráneo, más golpeadas por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, son las que más dificultades tendrán para cuadrar sus cuentas públicas al igual que ocurrió el año pasado. “2013 va a ser muy parecido a 2012. Va a ser muy difícil que las comunidades bajen del 1,5%. Los objetivos ahora mismo son más estrictos”, ha reflexionado Juan Rubio-Ramírez, que considera que el déficit público de todas las Administraciones Públicas rondará el 7% este año, una cifra similar a la de 2012.

Fedea, la fundación de estudios de economía aplicada, patrocinada por algunas de las empresas del Ibex, advierte de que a pesar de los recortes acometidos por las comunidades el año pasado el gasto se ha mantenido casi constante respecto al ejercicio anterior. Los gastos en bienes y servicios (capítulo 2 del presupuesto) aumentó un 29% el año pasado. “Esto es debido al plan de pago a proveedores del Gobierno que permitió liquidar facturas antiguas”, apunta Rubio, investigador de la Universidad de Duke.

Con el plan del Gobierno las comunidades pudieron pagar facturas atrasadas por 17.000 millones de euros, algunas de estas no estaban ni contabilizadas. Aunque la mayoría estaban registradas en la cuenta 413, una especie de cajón de sastre contable en el que se contabilizan gastos no presupuestarios y que están sin pagar.

Descontando el efecto del plan de pago a proveedores, las comunidades habrían reducido el gasto en bienes y servicios (que refleja básicamente el esfuerzo en Sanidad y Educación) un 9%. No obstante, Fedea pone de manifiesto algunas anomalías: Cantabria habría reducido el gasto corriente un 38% y Castilla-La Mancha y Baleares un 26%. “Es sorprendente este descenso. O antes estaban siendo muy ineficientes o es difícil de explicar”, indica Rubio-Ramírez que alberga dudas sobre los ajustes que se realizan sobre la contabilidad presupuestaria de las comunidades para homogeneizar las cifras en Contabilidad Nacional, con criterios europeos.

Fedea advierte que la cuenta 413 de las comunidades presenta varios errores. También destacan que en el capítulo de otros ajustes hay atribuidos a Castilla-La Mancha 1,2 puntos sin explicar de dónde sale dicho cálculo.

Los investigadores de Fedea concluyen con que España tiene un problema de ingresos y defienden una reforma integral del sistema tributario. Apuestan por eliminar toda la maraña de deducciones y exenciones del impuesto sobre la renta a cambio de reducir los tipos marginales, lo que rebaja el coste laboral y favorece el crecimiento. También proponen crear un tipo único en el IVA (o con un reducido limitado) lo que permitiría bajar el tipo impositivo.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50