Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quince años de Iberdrola en Brasil

La empresa ha puesto toda su experiencia y capacidad al servicio del desarrollo energético que requería el país

Iberdrola inició su andadura en Brasil en 1997, dentro del proceso de privatización y liberalización de su sector energético, y en el marco de las excelentes perspectivas de crecimiento que ofrecían su tamaño y su enorme potencial de desarrollo.

 A lo largo de este periodo, Iberdrola ha puesto toda su experiencia y su capacidad tecnológica y financiera —reinvirtiendo la inmensa mayoría de los resultados obtenidos— al servicio del desarrollo energético que requería Brasil. Y lo ha hecho con una vocación de permanencia que se ha mantenido inalterada, tanto en los momentos de bonanza como en los periodos de fuertes dificultades y crisis energéticas como las registradas por el país a principios de este siglo.

En estos quince años Iberdrola ha seguido desarrollando sus planes de expansión internacional hasta convertirse en una de las principales compañías eléctricas del mundo, siendo Brasil el principal destino de nuestras inversiones en Latinoamérica.

Junto con sus socios locales, Previ y Banco do Brasil, Iberdrola comenzó implantándose en el nordeste del país a través de la distribuidora de electricidad del estado de Bahía, continuando después con las de los Estados de Río Grande do Norte y Pernambuco. Esta presencia se ha intensificado aún más a partir de 2011 tras la integración de Elektro, la principal distribuidora de los Estados de São Paulo y Mato Grosso.

Con todo ello, Iberdrola es hoy la primera distribuidora de energía eléctrica de Brasil por número de clientes, con casi 12 millones de puntos de suministro y una población atendida de más de 40 millones de personas, el 20% de la población del país. Además, la experiencia acumulada por Iberdrola en la gestión de las redes eléctricas a lo largo de más de 150 años nos ha llevado a mejorar en un 60% la calidad del servicio que suministramos en Brasil, a través de nuestros 500.000 kilómetros de líneas de distribución.

Por lo que se refiere a la producción de energía, el parque de generación eléctrica de Iberdrola en el país superará los 4.000 MW de potencia operativa, centrada en tecnologías medioambientalmente eficientes: la hidráulica, la eólica y la térmica de gas.

Quisiera destacar que la apuesta económica de Iberdrola por Brasil ha ido acompañada del lanzamiento de programas de mejora de la eficiencia energética y de proyectos innovadores como la red piloto inteligente que se desarrollará en el archipiélago de Fernando de Noronha.

Por otro lado, nuestro compromiso con la acción social nos ha llevado a ser la empresa que más ha aportado al programa Luz para todos del presidente Lula —más de 1.500 millones de euros— , con lo que hemos extendido el servicio a más de 600.000 hogares del nordeste del país o, lo que es lo mismo, a 2,5 millones de brasileños.

Con vistas al futuro, Brasil continuará siendo un país estratégico y prioritario de Iberdrola. Nuestras empresas participadas invertirán 4.000 millones de euros entre 2012 y 2014, repartidos al 50% entre las áreas de generación y distribución de electricidad, lo que convierte a Brasil en el segundo destino de inversiones de nuestro grupo tras el Reino Unido.

Así, seguiremos ampliando nuestra capacidad de generación y nuestra red de distribución para atender el fuerte incremento de la demanda de electricidad previsto para los próximos años como consecuencia del crecimiento económico esperado, del ambicioso plan de infraestructuras puesto en marcha por el Gobierno o de acontecimientos como la celebración de la Copa del Mundo de Fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016.

Por todo lo logrado hasta ahora y por sus favorables perspectivas, Iberdrola ratifica su apuesta por Brasil y su voluntad de seguir contribuyendo, junto con sus socios estratégicos brasileños —Previ y Banco do Brasil—, al desarrollo energético, económico y social de un país con cuyo futuro se siente firmemente comprometida.

Ignacio S. Galán es presidente de Iberdrola.