Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sin presupuesto para actualizar pensiones

Las cuentas de 2013 se quedan sin fondos para asegurar el poder adquistivo de los jubilados

El Gobierno tendría que usar el Fondo de Reserva o habilitar más recursos

Jubilados juegan al dominó en un centro de mayores.
Jubilados juegan al dominó en un centro de mayores. EFE

El Gobierno no desvela si impedirá que los pensionistas pierdan poder adquisitivo. Ni el presidente Mariano Rajoy ni sus ministros asumen el compromiso de revalorizar las pensiones según la inflación de noviembre, como marca la ley. Lo eluden incluso cuando la pregunta es directa. “Las normas siguen vigentes y estamos en el momento de la presentación de los presupuestos”, respondió el jueves el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Pero las cuentas públicas de 2013 dan alguna pista. El presupuesto de la Seguridad Social no contempla suficientes recursos para hacerse cargo el año que viene del gasto adicional que supondría tomar esa decisión, unos 2.500 millones.

Con la prima de riesgo otra vez al alza y el déficit disparado por las ayudas a la banca, la decisión toma especial importancia. Revalorizar las pensiones contributivas obligaría a más ajustes, algo que Montoro descartó el sábado, o consentir que los números rojos suban en otras dos décimas más este año (la última previsión es del 7,4% del PIB) y otras tantas el año que viene (4,5%). Ambas opciones pasarían por habilitar una partida presupuestaria extraordinaria o por recurrir otra vez al Fondo de Reseva. Claro que hacerlo, mientras Rajoy deshoja la margarita del rescate, contaría con el rechazo frontal de los mercados y de Bruselas.

Pero del otro lado hay 8,9 millones de pensionistas. A ellos se dirigía ayer el secretario general del PSOE. “Uno piensa que no lo dice [en referencia a Rajoy] porque no van a mantener el poder adquisitivo de las pensiones”, atacó Alfredo Pérez Rubalcaba. “Lo dirán el 27 o el 28, como ya hicieron al anunciar los recortes después de las elecciones andaluzas y asturianas”, continuó el líder socialista a pocos días de que comience la campaña electoral en Galicia, donde hay una población envejecida con especial sensibilidad sobre todo lo que atañe a las pensiones, y en el País Vasco.

El Ejecutivo contempla una subida del gasto en pensiones del 4,3%

También CC OO ve motivos electorales en la falta de definición de Rajoy: “El Gobierno elude asumir compromiso público alguno sobre esta cuestión, aparentemente para ganar tiempo por razones de estricta aritmética electoral”.

El Ejecutivo, por su parte, elude desvelar su decisión. Ayer quien lo hizo fue Antonio Beteta. El secretario de Estado de Administraciones Públicas habló de “subida de pensiones”, en referencia al incremento general del 1%, sin aclarar si eso supone mantener el poder adquisitivo.

Para 2013, el presupuesto recoge un gasto en pensiones contributivas de 106.350 millones, un 4,3% más que este año. El aumento se debe a tres variables: la subida de pensiones del 1% decidida por el Gobierno, el incremento de la pensión media (ahora en torno al 3%) y el crecimiento de pensionistas en una población envejecida (sobre el 1,3%). Solo el resultado de esta operación da un alza de gasto superior al presupuestado.

Pero a esta ecuación le falta una variable significativa: la actualización de las pensiones de acuerdo con la inflación de noviembre. Este componente puede añadir un repunte del gasto de al menos otros 2,5 puntos porcentuales. En resumen, si hay revisión, el incremento de la partida estará entre el 6,5% y el 7%.

En noviembre, el Gobierno tiene que revisar si la subida de pensiones de este año (1%) es suficiente para garantizar el poder adquisitivo de los jubilados, como dicta la Ley General de la Seguridad Social. Si se tomara como referencia el IPC de septiembre (3,5%), en enero los pensionistas españoles recibirían una paga extra de unos 290 euros por la revisión de lo sucedido en 2012. En conjunto, más de 2.500 millones. Y a partir de entonces su pensión mensual aumentaría una media de 20,8 euros. Otros 2.500 millones más que no tienen cabida en los presupuestos de 2013.

Rajoy tendrá que hacer más ajustes o incumplir el déficit si revisa las pensiones

Tanto UGT como CC OO tienen en cuenta estos números y no han dejado pasar la oportunidad de llamar la atención sobre ellos. Ambos sindicatos han señalado que los presupuestos de 2013 son insuficientes para hacer frente a la revalorización de las pensiones. También lo ha hecho el coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara.

Ni las cuentas públicas de 2013, ni las de otros años recogen una partida específica para la actualización de las pensiones. Hacerlo explícitamente supone asumir que las previsiones de inflación sobre las que se basó el presupuesto del ejercicio anterior eran fallidas. Sin embargo, nunca años anteriores, la diferencia entre lo gastado finalmente y lo presupuestado ha excedido los 1.000 millones, ni siquiera cuando hubo que hacer grandes desembolsos para compensar las desviaciones del IPC.

Que las cuentas del próximo año no contemplen recursos suficientes para hacer frente a este gasto extra, no quiere decir que no se vaya a pagar, ni tan siquiera que haya una decisión tomada. La Seguridad Social puede optar en noviembre por revalorizar las pensiones. Existen recursos para hacer frente a la paga compensatoria en el Fondo de Reserva, al fin y al cabo este desembolso llegaría en enero de 2013. Hay otra vía: realizar una ampliación del crédito presupuestario y hacer frente al incremento con recursos procedentes de Hacienda.

No obstante, ambas opciones se traducen en un aumento del déficit público si no hay recortes adicionales por 5.000 millones este año y el que viene, algo que descartó explícitamente el pasado sábado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en la presentación de los presupuestos. “No habrá más ajustes”, zanjó.

Más información