Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salgado desvela que avisó a Rajoy del déficit antes de la investidura

La exvicepresidenta defiende su gestión

"A la vista están las consecuencias" de la política del nuevo Gobierno, señala sobre la prima

ATLAS

El eje de la muy esperada comisión de los banqueros quedó claro al concluir la primera semana: nadie hizo nada mal, nadie es responsable de la delicadísima situación del sistema financiero español, todo estaba bien, pero la crisis trastocó los planes. Y en esa línea, aunque de forma más matizada que los exgestores de las cajas, compareció Elena Salgado. Su mensaje era claro: su Gobierno tomó las decisiones con los datos que había en su momento.

La exvicepresidenta defendió su gestión, como todos los demás comparecientes, sin ninguna autocrítica, y aseguró que tomó las decisiones “que correspondía tomar” en cada momento económico, ya que hay que decidir en función de los datos disponibles.

Salgado evitó criticar abiertamente al Ejecutivo actual o reprocharle su gestión del sistema financiero. Pero sí lanzó pullas muy claras, dejándolas caer. Primero insistió en que, en su opinión, ella dejó las cosas más o menos controladas. “En septiembre de 2011 el FROB había desembolsado 10.000 millones de euros”, recordó. Y después remató, diciendo sin decir: “Las decisiones que se han tomado después de mi salida son legítimas. Las consecuencias están a la vista de todos, así que el tiempo va poniendo las cosas en su sitio, pero no me corresponde valorarlo”.

El PP quería que Salgado abriera la ronda de comparecencias en una evidente estrategia para culpabilizar al PSOE de la actual situación del sistema financiero. Pero un viaje a EE UU hizo que ella cerrara la primera ronda en vez de abrirla.

El PP quería que Salgado abriera la ronda de comparecencias para culpabilizar al PSOE de la situación de la banca, pero no finalmente pudo

Salgado aprovechó para contestar por primera vez a la enorme polémica por el déficit de 2011, que se ha desviado tres puntos. La tesis central del PP es que el PSOE ocultó los datos de la desviación y por eso Rajoy tuvo que subir impuestos y hacer recortes no previstos. Salgado trató de desmontar esa tesis desvelando una conversación con Rajoy poco antes de su investidura en diciembre de 2011. “Tengo aquí un artículo de noviembre de 2011 que se titula ‘Salgado no garantiza el cumplimiento del déficit’. Dije que no era fácil que las comunidades cumplieran. Y esto coincide con la conversación que tuve con Rajoy muy pocos días antes del debate de investidura. Le dije que el déficit dependía de la forma en la que las comunidades hicieran el cierre del año. Que ellas tenían margen para colocar gastos en un año u otro. ‘Depende de la forma en la que ahora el PP, que gobierna en la mayoría, dé instrucciones para este último momento del año’, le dije. ‘Estimo que usted debe saber más que yo puesto que se ha reunido con ellos en los últimos días’. Aunque es verdad que después hubo una desviación y es un problema que entre todos debemos corregir”.

Salgado acusa así directamente a Rajoy de conocer perfectamente el déficit cuando hizo su debate de investidura e incluso de decidir inflarlo con una orden a sus autonomías, una cuestión de gran calado político.

Salgado defendió la decisión de no hacer en su momento un banco malo e inyectar dinero público en los bancos

La vicepresidenta esquivó el espinoso asunto de la fusión Cajamadrid-Bancaja —”nos enteramos por el Banco de España, de fusiones de cajas el ministerio nunca dijo nada”— y responsabilizó a Alberto Núñez Feijóo, sin citarlo, de la fracasa fusión de cajas gallegas. “En la fotografía de la fusión no estaban solo los presidentes de las cajas [Feijóo estaba allí] pero no había nadie del Ministerio de Economía y Hacienda”.

El PP intentó por todos los medios provocar a la exvicepresidenta en una intervención de Fernando López Amor que más bien parecía la de un diputado de la oposición frente a una Salgado aún en el Gobierno. “Ustedes todavía creen en Keynes y Keynes ha muerto, la UE ha certificado su muerte. Ustedes han tardado en reconocer la situación real. Si hubieran hecho como los ingleses, alemanes u holandeses inyectando dinero en los bancos estaríamos saliendo ya de los problemas. Si la evaluaran en la UE, usted estaría suspendida”. “No creo que la UE me hubiera suspendido, no lo hizo mientras estaba en el cargo”, se ufanó ella.

Salgado defendió la decisión de no hacer en su momento un banco malo e inyectar dinero público en los bancos, como hicieron otros países. Josep Sánchez Llibre, de CiU, también le dijo que hubiera sido buena idea. Salgado explicó que eso es lo que hizo Irlanda, un país con problemas similares a España, y después fue rescatada. “Y mientras yo ocupé el puesto de vicepresidenta la prioridad era evitar que España tuviera ser rescatada”, remató en una pulla indirecta también al actual Ejecutivo. Pero sobre todo, la vicepresidenta recordó que la mayoría de las decisiones que tomó fueron apoyadas por el PP, que sobre todo respaldó la primera gran reforma financiera de 2009.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >