Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania permitirá la emisión conjunta de deuda para sus regiones

Los expertos creen que la medida podría servir de modelo para los eurobonos

Angela Merkel, en el Parlamento alemán el viernes.
Angela Merkel, en el Parlamento alemán el viernes. EFE

El gran debate sobre el futuro del euro y de las instituciones que lo sustentan ha eclipsado en Alemania una discusión más discreta que, no obstante, está estrechamente relacionada: los 16 Estados federados han conseguido que el Gobierno central garantice una parte de su deuda. A partir de 2013, los länder podrán vender bonos regionales a condiciones mucho más ventajosas, gracias a las óptimas calificaciones de solvencia que las agencias internacionales otorgan a la República Federal de Alemania. Es la primera vez que Alemania emite deuda de esta manera, descrita en algunos medios como bonos Alemania. Algunos analistas creen que esta nueva manera de tomar dinero prestado en los mercados financieros podría servir de modelo para futuras emisiones de deuda conjunta en la eurozona.

El Gobierno central insiste en que este nuevo modelo alemán no acabará con la tradicionalmente estricta separación entre la deuda federal y la que emiten los Estados. El portavoz de Hacienda Martin Kotthaus asegura que “no habrá garantía conjunta de la deuda, sino que cada uno responde por su parte” proporcional de la deuda adquirida. Los Estados llevan una década presionando a los sucesivos Gobiernos centrales para que compartan con ellos la buena nota de solvencia de la que disfruta Alemania.

En los últimos meses, el Tesoro federal ha colocado deuda a precios irrisorios y ha llegado a tomar dinero gratis. El bono federal alemán sigue siendo un valor refugio ante la crisis de la deuda que azota a sus principales socios europeos, pero solo dos länder (los prósperos Estados sureños de Baviera y Baden-Württemberg) obtienen hoy las notas máximas de las principales agencias de calificación de riesgo.

Cabe preguntarse, por tanto, si los nuevos bonos Alemania servirán de algo si se emiten bajo las condiciones descritas por Kotthaus. El Gobierno pone como ejemplo los llamados jumbo-bonos que emiten desde hace 20 años varios Estados federados. Funcionan según el principio anterior, pero abaratan los costos gracias a la mayor liquidez que obtienen. En junio se han subastado jumbo-bonos a 10 años por 1.500 millones de euros, con una rentabilidad del 2,02%. Esto, pese a que varios länder tienen serias dificultades presupuestarias. Los bonos federales alemanes a 10 años ofrecen un 1,5% de interés.

Diversos expertos han destacado estos días que el paso sugiere un cambio de actitud en la casi siempre estricta política fiscal alemana. Los halcones de la disciplina presupuestaria creen que la medida podría fomentar políticas expansivas en las regiones gobernadas por los partidos de centro-izquierda que conforman la oposición en Berlín. En la coalición entre los democristianos (CDU/CSU) y liberales (FDP) que preside Angela Merkel recuerdan, en cambio, que la Ley Fundamental alemana obliga a armonizar las políticas presupuestarias mediante un techo de deuda.

Deuda europea

Pero mientras los nuevos bonos Alemania aspiran a convencer a los inversores de que la deuda de los Estados es tan segura como la federal, la canciller Merkel dedica todas sus energías a luchar contra las propuestas de endeudamiento conjunto europeo. Aduce que supondría dar “incentivos equivocados” a los países con problemas de deuda. No obstante, cinco Estados federados (Berlín, Bremen, Sarre, Sajonia-Anhalt y Schleswig-Holstein) padecen problemas presupuestarios tan acuciantes que dependen de las multimillonarias ayudas del resto para no quebrar. La contradicción entre la política fiscal doméstica y la europea es obvia.

Un informe de la firma Sandard & Poor’s descarta que estos bonos Alemania sean una antesala para los eurobonos que solicitan algunos países del euro como Italia o Francia.