Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina cancela su deuda de 9.810 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional

Kirchner ya había adelantado que su país abonaría su deuda antes de fin de 2005 para ahorrarse los intereses del préstamo

Argentina canceló hoy con un solo pago el total de su deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que asciende casi a 9.810 millones de dólares. El plazo vencía en 2008 pero Argentina ha decidido adelantar su pago.

El presidente argentino, Néstor Kirchner, ya anunció el pasado 15 de diciembre que efectuaría el pago antes del 31 de diciembre, utilizando parte de las reservas del Banco Central.

Se estima que la entidad central argentina guarda unos 27.000 millones de dólares por el gran superávit fiscal que acumuló a partir de la crisis de económica e institucional de 2001. Entonces, entre otras medidas, se produjo la suspensión de los pagos de la deuda externa a privados, la congelación de tarifas en sectores estratégicos por orden directa del Gobierno y la devaluación drástica de la moneda nacional.

El día del anuncio de la cancelación de la deuda, Kirchner aprovechó para atacar duramente al FMI al que acusó de haber presionado a Argentina para que aplicara "políticas que perjudicaban al crecimiento de la economía". El mandatario añadió que esta actitud del FMI había provocado "dolor e injusticia".

Hizo el anuncio 48 horas después de que Brasil lo propio: cancelará su deuda para reafirmar su autonomía en materia económica.

Pero los analistas son más escépticos sobre los beneficios de la medida, muy simbólica para un país que acusa al organismo internacional de ser el responsable de la debacle económica que vivió el país suramericano en 2002.

Creen que la medida no supone el final de las deudas de Argentina, pues éstas ascidenden a 126.000 millones de dólares, el 72% del PIB; y consideran que el Gobierno deberá endeudarse para pagarlas.

Argentina tenía pendiente de negociación el pago de 5.082 millones de dólares que vencían en 2006, pero las conversaciones, retrasadas en reiteradas ocasiones, se planteaban muy problemáticas. Además quedaban pendientes otros 4.635 millones en 2007 y 432 millones en 2008. La cancelación supone además un ahorro de intereses de 842 millones de dólares.