Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La contaminación cubre Madrid tras 46 días sin lluvia

La Comisión Europea confirma que la capital no ha respetado el plazo para pedir la prórroga - Un tercio de las estaciones están ya en niveles ilegales

La capital sumó ayer su día número 46 sin ver una gota de lluvia -en la anterior ocasión, el 3 de septiembre, se registraron solo 0,4 litros por metro cuadrado-. El anticiclón que ha dejado temperaturas récord este mes de octubre también ha evitado que la contaminación que sale de los tubos de escape se disperse. Resultado: una densa capa de color parduzco que, a modo de boina, lleva semanas cubriendo el cielo de Madrid. La ciudad, que incumplió el año pasado los niveles legales de contaminación, lleva el mismo camino este año. Un tercio de sus estaciones de medición están ya en registros ilegales de dióxido de nitrógeno. La Comisión Europea avisa: el plazo para pedir una prórroga de cinco años y eludir una posible sanción económica ha expirado.

Madrid tenía hasta el 30 de septiembre para presentar una solicitud de moratoria a Bruselas, que debía ir acompañada de un plan de calidad del aire que detalle las medidas que va a poner en marcha para cumplir la normativa europea. Ese plan aún no está listo, y el plazo para pedir la prórroga ha caducado, tal y como avisó el Ministerio de Medio Ambiente hace dos semanas. Sin embargo, la concejal responsable de la calidad del aire, Ana Botella, desmintió al Ministerio y, basándose en un artículo ambiguo de la normativa, aseguró que tenía de plazo hasta 2012.

Pero la Comisión Europea le quita la razón y se la da al Gobierno. El límite era el 30 de septiembre, tal y como confirmó ayer un portavoz de esta institución en Madrid, y adelantó madridiario.es. Así se lo comunicó esta institución a los Estados miembros y así lo trasladaron ellos a las regiones en una reunión celebrada el 28 de julio pasado. La Comisión necesita unos nueve meses para estudiar las peticiones, por lo que confía en resolver si concede o no las prórrogas que le soliciten entre junio y julio del año que viene. Los países deben justificar que han hecho todo lo posible para cumplir antes de 2010, cuando las recomendaciones pasaron a ser obligación, y tienen que demostrar que intentarán reducir los niveles de contaminación en el futuro.

La Comunidad de Madrid tampoco ha presentado a tiempo su solicitud de prórroga. De hecho, aún no ha decidido si la pedirá. En su caso, las ciudades en las que se respiró un nivel ilegal de dióxido de nitrógeno en 2010 fueron Coslada y Leganés. En estas últimas semanas de anticiclón se han superado varias veces los límites horarios para la protección de la salud, situados en 200 microgramos por metro cúbico, en diferentes municipios madrileños. El Ministerio de Medio Ambiente solo ha recibido solicitudes de prórroga de tres zonas: Palma (Baleares), Barcelona y Vallès-Baix Llobregat (Cataluña). Hasta el 30 de septiembre, la Comisión Europea había recibido peticiones de moratoria de 14 Estados miembros, señaló ayer su portavoz.

A estas alturas de año, y en vista de cómo se está comportando la contaminación, la capital volverá a incumplir la legislación europea. Ecologistas en Acción informó ayer, a partir de datos oficiales, de que ocho puntos de Madrid han superado ya el máximo legal de contaminación. Se trata de 8 de las 24 estaciones de medición de la red municipal. Todas han rebasado las 18 superaciones horarias de 200 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno que se permiten en un año. Una de ellas, en la avenida de Ramón y Cajal, lleva 81. "Lo sangrante es que mientras se superan estos niveles legales de forma generalizada, ni siquiera se avisa a la población, y tampoco se toman medidas eficaces para evitarlo", asegura la organización ecologista. "Recordemos que en Italia cerraron al tráfico recientemente algunas ciudades y que en Barcelona al menos han fijado una limitación a la velocidad en las carreteras de acceso", añade.

La página web en la que el Ayuntamiento de Madrid informa sobre la calidad del aire de la ciudad dejará de ofrecer datos a partir de las siete de esta tarde y no volverá a mostrar las concentraciones de contaminantes hasta primera hora de la mañana del viernes. Según la Concejalía de Medio Ambiente, el parón es "temporal" y se debe a "un corte de corriente en el edificio". A las cuatro de la tarde de ayer, solo tres de las 24 estaciones de medición repartidas por la ciudad tenía una calidad del aire "buena". El resto estaba en niveles "admisibles" o directamente "malos". La capital ha superado el nivel de preaviso, de carácter interno, en varias ocasiones, y ha rozado el umbral de alerta a la población.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de octubre de 2011