Reportaje:

Almejas y berberechos tóxicos listos para la venta

Decomisados 119 kilos de marisco de una ría contaminada

Casi cinco años lleva ya gran parte de la ría coruñesa de O Burgo cerrada al marisqueo por la elevada contaminación de sus aguas. Y el decomiso hace 10 días de 119 kilos de almejas y berberechos capturados ilegalmente en esa zona levantó sospechas de la policía y guardacostas que resultaron acertadas: los moluscos estaban contaminados. El hombre que había sido sorprendido transportando en un coche el marisco, un vecino de 40 años de A Coruña, fue detenido el jueves, tras recibirse los resultados de las analíticas. Se le acusa de un delito contra la salud pública.

El furtivismo está muy extendido en todas las rías de Galicia, y más con la crisis económica que lleva a mucha gente a marisquear o pescar sin tener los permisos legales imprescindibles. En la contaminada ría de A Coruña, donde solo está permitido en su cara interna extraer moluscos para su consumo en fresco, tras un proceso de depuración, también abundan los furtivos, según se queja continuamente la cofradía de pescadores. En el resto de la ría, declarada zona C por los elevados niveles de toxinas fecales registrados, el marisco solo es válido para cocederos.

La crisis aumenta el número de pescadores furtivos en la costa gallega

En el caso de la partida localizada hace 10 días, el marisco fue decomisado porque el hombre que lo transportaba carecía de la documentación necesaria para dedicarse a su extracción. Una parte de esa mercancía sospechosa fue enviada al instituto de la Consejería del Mar de la Xunta para ser examinado. "El resultado analítico de toxinas dio positivo", informó ayer el Gobierno gallego. El consumo de esos moluscos contaminados puede provocar molestias gastrointestinales como diarreas, náuseas, vómitos, dolores abdominales y escalofríos. La intoxicación puede durar varios días.

Este nuevo caso de marisco tóxico llega después de la amplia Operación Capacho que permitió en junio pasado a la Guardia Civil desarticular en Ferrol toda una red que se dedicaba a la extracción y venta para su consumo de vieira contaminada. Varios restaurantes de Santiago y A Coruña, entre ellos algunos de prestigio, se vieron acusados de servir en sus establecimientos vieiras tóxicas procedentes de la también muy contaminada ría ferrolana. La Consellería do Mar reiteró ayer su llamamiento a los ciudadanos para que solo consuman productos del mar adquiridos legalmente por ser la única vía de garantizar su procedencia y de que no supongan un riesgo para la salud.

Además, desde hace unos días, la Xunta ha intensificado los controles de los vehículos que salen y entran del asentamiento chabolista del puente A Pasaxe, a pie de la ría coruñesa, con el fin de evitar la comercialización ilegal de marisco extraído de aguas contaminadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de agosto de 2011.

Lo más visto en...

Top 50