Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis financiera | Las reacciones de los principales acreedores

China responde con dureza y califica a EE UU de país adicto a la deuda

La potencia asiática aboga por una nueva divisa de reserva global estable

La decisión de la agencia Standard & Poor's (S&P) de degradar la deuda soberana estadounidense ha provocado la ira de China, que ayer manifestó su enojo con palabras de una inusitada dureza. Los medios de comunicación oficiales arremetieron contra Washington por su "adicción a la deuda" y sus discusiones políticas "miopes", y dijeron que el mundo necesita una nueva divisa de reserva global estable para "prevenir una catástrofe causada por un único país". "China, el mayor acreedor de la única gran potencia del mundo, tiene todo el derecho a pedir a Estados Unidos que afronte sus problemas estructurales de deuda y garantice la seguridad de los activos chinos en dólares", aseguró en un artículo la agencia de noticias Xinhua.

Japón, segundo acreedor, reaccionó de forma mucho más mesurada

Pekín también urgió a Estados Unidos a que aplique "el sentido común" para curar su "adicción a la deuda" mediante recortes de los "hinchados costes de protección social" y de su "gigantesco gasto militar". "El Gobierno estadounidense tiene que aceptar el hecho doloroso de que los buenos viejos tiempos en los que podía simplemente pedir prestado para salir de los líos en los que se había metido se han ido para no volver", afirmó Xinhua.

China advirtió que nuevas rebajas minarían muy probablemente la recuperación global y provocarían nuevos desórdenes financieros, y planteó la necesidad de una supervisión internacional de "los temas relacionados con el dólar estadounidense". La decisión de S&P ha afectado a China donde le duele. El país asiático tiene unas reservas de divisas extranjeras de 3,2 billones de dólares, de las que dos tercios son en el billete verde. De ellos, 1,159 billones de dólares están en invertidos en deuda del Tesoro.

Pekín ha instado repetidas veces antes a Washington a que gestione de forma responsable sus problemas de deuda y garantice el valor de los activos chinos. Los economistas del país asiático afirman que la rebaja de la calificación de la deuda a AA+ decidirá a la segunda economía del mundo -y mayor poseedor de bonos estadounidenses- a acelerar la diversificación de sus inversiones. Japón, segundo mayor propietario de deuda estadounidense, reaccionó de forma mucho más mesurada. Dijo que mantiene su fe en los bonos y que la rebaja no afectará a su estrategia inversora en la deuda de EE UU.

Los analistas consideran que es poco probable que Tokio venda activos denominados en dólares porque está luchando para contener el alza del yen, que se encuentra cerca de su valor récord respecto a la moneda americana.

El vicegobernador del banco central de Taiwan -el quinto mayor inversor- afirmó que la decisión de la agencia de calificación era esperada y que "no tendrá impacto" en la isla. Francis Lun, director de la compañía de servicios financieros de Hong Kong Lyncean Holdings, aseguró que el paso dado por S&P es correcto. "A ojos del Gobierno chino y de los inversores asiáticos, Estados Unidos no merece la triple A, ya no es oro de 24 quilates", declaró a la agencia de noticias France Presse. "[Washington] ha estado gastando como si no hubiera mañana (...) Han sido irresponsables desde el punto de vista fiscal, así que se merecen la rebaja", añadió.

A la vista de la situación, Corea del Sur convocó una reunión de emergencia del Ministerio de Finanzas para discutir sobre las consecuencias. "Existe la posibilidad de que la economía surcoreana se vea afectada a corto plazo. Sin embargo, no hay necesidad de preocuparse demasiado sobre nuestra economía y los mercados", señaló el viceministro de Finanzas, Yim Jong-yong.

La primera ministra de Australia, Julia Gaillard, también pidió una respuesta contenida al paso dado por S&P y resaltó que no era una sorpresa y que las otras dos agencias importantes -Moody's y Fitch- seguían manteniendo la máxima calificación para la deuda estadounidense. Japón, Taiwan, Corea del Sur y Australia son estrechos aliados de EE UU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de agosto de 2011