Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre impugnará la rebaja en el impuesto de transmisiones

"Congelaremos los impuestos y continuaremos con su rebaja en el tramo autonómico". Es una de las promesas electorales del PP madrileño, que lidera Esperanza Aguirre. La presidenta madrileña es una férrea defensora del liberalismo económico que promulga el descenso de impuestos como vía para estimular la economía. Tal es la creencia de Aguirre en este principio económico que el año pasado, cuando el Gobierno central aprobó una subida del IVA, apeló a una rebelión ciudadana contra esta decisión.

Pero los ingresos regionales siguen menguando cuatro años después de que estallara la crisis. Por eso, ayer Aguirre anunció que la Comunidad de Madrid va a impugnar la decisión del Gobierno central de no compensar a la Comunidad de Madrid por la exención del impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. "Nos parece muy bien que el Gobierno tome la decisión para favorecer y dinamizar la economía y quitar el impuesto a las empresas, pero nos parece muy mal que a nosotros, que íbamos a ingresar por ese concepto 124 millones de euros al menos, esta señora [Elena Salgado] nos deje completamente inermes ante la falta de financiación", señaló ayer la jefa del Ejecutivo autonómico tras el consejo de Gobierno. Aguirre elevó a 124 millones los que Madrid, según apuntó, deja de ingresar a pesar de haberlos presupuestado.

2.700 millones

Una de las medidas para afrontar los efectos de la crisis aprobadas por el Gobierno socialista en 2009 fue la exención del impuesto de transmisiones para las empresas. Aguirre señaló que cuando el Gobierno socialista decidió eximir a las empresas de este impuesto, llamó "personalmente" a la ministra de Economía, Elena Salgado. Según reveló Aguirre, la máxima responsable de la economía española le aseguró "que se iba a producir una compensación".

A pesar de todo, Aguirre ha insistido en que es favorable a la bajada de impuestos o a que se quiten. "Pero cada uno lo suyo. Lo que no se puede [hacer] es invitar a café y lo pagamos los demás", indicó.La presidenta estuvo ayer bastante beligerante con el Consejo de Política Económica y Fiscal, que reúne a los consejeros regionales de Economía. Aguirre reclama al Estado 2.700 millones como consecuencia del modelo de financiación. Sin embargo, la deuda de Madrid con el Estado asciende a 1.321 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de julio de 2011