Los rectores de universidad suplican al Parlament la reducción del recorte

"No quiero parecer un mendigo, pero es necesario", dice el responsable de la UB

Los rectores de las principales universidades públicas catalanas lamentaron ayer, uno tras otro, la dureza del impacto que supone el recorte del 16% que el Gobierno de la Generalitat, de CiU, aplicará a los presupuestos dedicados a los centros universitarios. Recurriendo a todos los medios posibles -montajes de vídeo, audio y todo tipo de ruegos-, los rectores afirmaron ante la Comisión de Enseñanza y Universidades del Parlament que un ajuste del calibre del decidido por el Gobierno catalán es inasumible para los centros universitarios. Lo hicieron ante los mismos parlamentarios convergentes que apoyan ese recorte y alertándoles de que están poniendo en peligro la calidad de las universidades catalanas.

Más información

"Por favor, si pueden salvar alguna cosa del presupuesto, sálvenla", pidió a los diputados el rector de la Universidad Pompeu Fabra, Josep Joan Moreso. Aunque quien expresó con más dureza el apuro en el que se hallan los centros universitarios fue su homólogo de la Universidad de Barcelona, Dídac Ramírez: "No quiero parecer un mendigo", señaló mirando fijamente a los parlamentarios de la comisión, "pero es necesario reducir el recorte". Ramírez cifró el ajuste en 400 millones de euros, lo que colocaría el presupuesto en niveles del curso 2006-2007. En la misma línea se expresaron los responsables de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona y de las de Girona y de Lleida, quienes recordaron que el recorte para las universidades duplica el destinado a la enseñanza primaria y secundaria. "¿No tenemos la universidad catalana que nos merecemos?", insistió la responsable de la Universidad Autónoma de Barcelona, Ana Ripoll.

Pero los rectores toparon con la impasible bancada de CiU, que justificó los ajustes por la crisis. "Cataluña está en una situación excepcional que esperemos que sea coyuntural", se limitó a señalar la convergente Dolors Batalla. La petición de las universidades solo halló apoyo en el PSC y los partidos minoritarios. Los socialistas reclamaron que se reduzca el recorte del 16% al 10%, propuesta que apoyó ERC. El PP e ICV, por su parte, lamentaron que las facultades públicas hayan sido "maltratadas" por los presupuestos de la Generalitat.

Las universidades catalanas, que el martes aprobaron un incremento del precio de la matrícula del 7,6% -el más elevado de las facultades españolas-, se enfrentan a las protestas de alumnos y profesores por la falta de recursos. Ambos colectivos han ocupado rectorados y forzado la suspensión de consejos rectores en protesta por los futuros despidos, que la Generalitat cifra en el 5% del personal universitario. "Las universidades no somos el problema, sino la solución", afirmó Ripoll al agotar su turno ante la comisión, aunque asumió que con los ajustes se verán obligadas a generar más problemas que soluciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de julio de 2011.

Lo más visto en...

Top 50