Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La guerra de las cuentas públicas

CiU y PP piden un gran pacto sobre sanidad ante un modelo "insostenible"

Rajoy plantea en el Congreso sus dudas sobre las cuentas de las comunidades amparándose en el desfase descubierto en el traspaso de poderes en Cataluña

Lejos de aplacarse ante las distintas llamadas a la calma desde varios frentes, la polémica por las cuentas autonómicas subió ayer un nuevo peldaño. Casi todas las miradas están puestas en la sanidad. Supone el 40% de la mayoría de los presupuestos autonómicos, y allí están los principales impagados. Hay proveedores, también en comunidades gobernadas por el PP, como la valenciana, que cobran a más de 600 días. Ayer, el catalán Josep Antoni Duran, portavoz parlamentario y número dos de CiU, cuya comunidad ya ha hecho un buen recorte en sanidad con grandes protestas, elevó el tono.

Duran abogó en un desayuno del Fórum Europa por un gran pacto nacional sobre la sanidad porque el modelo actual "no es sostenible". "Si en su día hicimos unos pactos de Toledo para mantener las pensiones fuera del debate político, sugiero que no sería nada negativo que pudiéramos hacer un acuerdo tipo pactos de Toledo para hablar a fondo, de una vez por todas y cuanto antes mejor, sobre el sistema sanitario". "¿De verdad nos creemos sinceramente que durante mucho tiempo puede permanecer inalterable el actual sistema de atención sanitaria?", remató.

Duran: "¿De verdad creemos que este sistema puede seguir inalterable?"

A la reunión del Consejo de Política Fiscal acudirán los nuevos Gobiernos

Cataluña acaba de aprobar una importante reducción de servicios sanitarios y pretende que los extranjeros que quieran usarlos tendrán que llevar al menos seis meses empadronados en esta comunidad.

Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz del PP en el Congreso, evitó mojarse tanto como Duran, y trató de esquivar una pregunta directa, aunque en el fondo siguió una línea similar: "Lo que no es sostenible es no hacer nada con la sanidad". Sáenz de Santamaría se apuntó a la idea de Duran de un gran pacto para reformar el modelo. Y recordó que se intentó en una subcomisión del Congreso pero no hubo acuerdo, algo de lo que culpó al Gobierno por su "falta de liderazgo". "Ese pacto de sanidad es básico para garantizar la sostenibilidad del sistema", remató. En realidad, ya se han producido reformas y planes de ahorro, y en 2010 ya hubo un gran pacto para reducir el gasto farmacéutico.

El PP ha convertido la denuncia de la situación de las cuentas autonómicas en el eje de su estrategia después del éxito de las elecciones del 22 de mayo. El PP obvia en su discurso a sus propias autonomías con altos niveles de deuda, problemas de gestión, de impagos y proyectos faraónicos. En público, solo desconfían de las cuentas que estaban en manos de gobernantes del PSOE.

Rajoy ha decidido llevar adelante esta presión al Gobierno hasta el final. Y ayer dio un paso más. Si el lunes invitaba al Gobierno a aclarar el estado real de las cuentas, ayer llevó esas dudas al Congreso a través de una proposición no de ley. En esa iniciativa, el PP pone en duda todas las cuentas autonómicas, sin especificar si se refiere solo a las gobernadas por el PSOE. La exposición de motivos arranca del caso catalán -CiU denunció que las cuentas que le dejaron no eran reales- para lanzar una sombra de duda sobre todas las finanzas.

"El caso de los socialistas catalanes pone sobre aviso de la necesidad de aclarar la situación de las cuentas públicas. Los datos de ejecución presupuestaria de las comunidades, que podían estar desvirtuados por el aplazamiento de la contabilidad de facturas de 2010 a 2011, han mostrado la preocupante situación por la que atraviesan las arcas autonómicas", señala la iniciativa.

El PP insiste en pedir una reunión urgente del Consejo de Política Fiscal y Financiera para coordinar bien este asunto. También una Conferencia de Presidentes autonómicos. La vicepresidenta segunda, Elena Salgado, volvió a explicar ayer que el Consejo ya estaba previsto para principios de julio, cuando tomen posesión los miembros de los nuevos Gobiernos. Fuentes del PP admitieron que no tendría sentido hacerlo antes con los consejeros salientes; es decir, que la urgencia es relativa, y aceptan las fechas previstas por Salgado.

Aun así, insisten estas fuentes, lo importante no es la fecha, sino el contenido: que se hable de las facturas "en los cajones", según denuncia el PP, que en privado admite que también las tienen sus propias autonomías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de junio de 2011