Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La guerra de las cuentas públicas

El PSOE censura la estrategia del PP de dañar a España con "acusaciones falsas sin datos"

Ya no tienen dudas de que es una estrategia de la que participa absolutamente el líder del PP, Mariano Rajoy. Esta es la convicción de la cúpula del PSOE, del Grupo Parlamentario Socialista y del Gobierno después de conocer la proposición no de ley del Grupo Popular con la exigencia de aclarar las cuentas de las comunidades autónomas en las que gobernará el PP después de la derrota de los socialistas. La declaración de "lealtad" que ofreció el líder del PP el pasado lunes hizo dudar a los socialistas sobre si habría decidido apagar el fuego que habían encendido los dirigentes de Castilla-La Mancha. Pero no, las llamadas se extienden por otras comunidades, además de la iniciativa parlamentaria en marcha.

Además de tratar de contrarrestar la denuncia, como ayer hizo la consejera de Economía del Gobierno de Castilla-La Mancha, María Luisa Araújo -algo que cada cargo público socialista hará en su comunidad hasta que se produzca el traspaso-, desde el Gobierno central se apela a la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera que convocará la vicepresidenta económica, Elena Salgado. La ministra consideró "absurda" la petición de que se convocara de inmediato, ahora, cuando los consejeros del PP no acudieron a una reunión sectorial de Salud porque aún no se habían constituido todos los Gobiernos en los que ahora serán más de su color político. También abundaron en la misma idea el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el portavoz parlamentario socialista, José Antonio Alonso. Rubalcaba mostró la extrañeza de que Rajoy propusiera "lo ya propuesto; bienvenido sea".

Ahora bien, tras la ironía llegó la cadena de reproches por "el espectáculo irresponsable de acusaciones sin números, sin datos, negativo para el país y basado en falsedades, en comentarios de pasillo". Casi más duro estuvo José Antonio Alonso con el PP "por su irresponsabilidad dañina, que tanto perjudica no solo a Castilla-La Mancha sino a España en su conjunto al lanzar un mensaje de clara desconfianza poniendo en duda su solvencia y su capacidad de recuperación", dijo en tono consternado.

Este es el sentimiento general del PSOE sobre la actitud de los populares en relación con las cuentas autonómicas, a sabiendas de que hay muchos problemas y que la situación es grave. Pero tanto ayer, como en la reunión del pasado lunes de la ejecutiva socialista, algunos dirigentes del PSOE avivaron la memoria de sus compañeros. Por ejemplo, Álvaro Cuesta, responsable de Libertades, rememoró acusaciones parecidas a las de ahora pero referidas al Gobierno central y singularmente al vicepresidente económico de entonces, Pedro Solbes. En esa ejecutiva se dio por seguro que el PP volverá a hacerlo si tienen la oportunidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de junio de 2011