EE UU sanciona a Petróleos de Venezuela por negociar con Irán

Estados Unidos amplió ayer las sanciones contra aquellas empresas que hacen negocios con Irán y cuyas transacciones acaban financiando el programa nuclear del régimen de los ayatolás. En la lista de empresas amonestadas, la Administración de Barack Obama incluyó a siete nuevas compañías, entre ellas Petróleos de Venezuela (PDVSA) y la naviera israelí Ofer Brothers Group.

Además, impuso otras sanciones sobre 16 personas y empresas que han participado de algún modo en el tráfico de tecnología balística y armas de destrucción masiva, según reveló ayer el Departamento de Estado. La mayoría de esas sanciones se han centrado en Irán, China y Corea del Norte.

Estados Unidos sanciona a Petróleos de Venezuela por venderle gasolina a Irán, algo que acaba beneficiando, asegura Washington, al programa nuclear de Teherán. A la compañía pública venezolana se le prohíbe recibir ningún contrato del Gobierno norteamericano, pero se le permite seguir vendiendo crudo a EE UU o a empresas estadounidenses, como la petrolera Citgo. Venezuela es el quinto país en cantidad de crudo exportado a Estados Unidos, con unos 900.000 barriles diarios vendidos.

Más información
Muere Sami Ofer, el empresario israelí acusado de comerciar con Irán
Hugo Chávez, autorizado para gobernar desde La Habana

Rechazo de Chávez

Tras conocer las sanciones, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, afirmó en su cuenta de Twitter que estas potenciarán "la moral nacionalista y patriótica" de su país, informa Efe. Poco antes, el ministro de Exteriores, Nicolás Maduro, indicó que Venezuela va a profundizar "ahora más que nunca" en su relación con Irán. "Es evidente que este Gobierno de EE UU ha tomado un camino equivocado", señaló, y dijo que la relación de Venezuela con Irán es una relación "de hermanos, de paz".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Obama ha permitido recientemente que se incrementen las sanciones a empresas que suministran fuentes de energía a Irán. Busca así que el Gobierno de Teherán abra sus instalaciones nucleares a inspectores internacionales y demuestre que su uso es pacífico y civil.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS