Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Piso a cambio de una cárcel

La vivienda social de Diagonal Mar no se hará hasta liberar el solar de una prisión

Un aparcamiento autogestionado y un solar tapiado. Y así, durante años. Es el último solar de lo que fue la fábrica metalúrgica de Macosa, en la actual Diagonal Mar; un importante triángulo entre la Diagonal y las calles de Llull y Selva de Mar que lleva el nombre de Illa Macosa, en memoria de la fábrica que dio paso a la Barcelona de los rascacielos en la década de los noventa.

Los vecinos están tan acostumbrados al solar que se extrañan ante las preguntas. "¡Uf!, lleva mucho así y no tiene pinta de cambiar", comentan las clientas de una panadería de la Diagonal. En realidad, son dos partes. La que está vallada es propiedad de la Seguridad Social. La tesorería se quedó con ese bocado como pago en especies cuando el Ayuntamiento de Barcelona liquidó la deuda con ese organismo al hacerse con el parque del Tibidabo. La Seguridad Social quiere agrupar las oficinas dispersas en un edificio y lo ha proyectado allí. "Eran los planes, pero la crisis ha congelado el proyecto", explica Daniel Roca, de la asociación de vecinos del Poblenou.

Lo que ocurre en el otro segmento del triángulo -un aparcamiento con charcos y desniveles- es más complicado. Formó parte de un primer convenio para el traslado de las prisiones que firmó el último Gobierno de Jordi Pujol con el alcalde Joan Clos. Era la forma de que la Generalitat obtuviera rentabilidad para cerrar las cárceles de Trinitat Vella y la Modelo, y sacarlas de la ciudad. En aquel momento -época de vacas gordas del cemento- la máxima rentabilidad la daba un hotel y eso se proyectó.

Pero las cosas cambian, y los convenios entre Administraciones, también; sobre todo si hay presión vecinal. "Nos movilizamos y conseguimos que el hotel se transformara en vivienda social", cuenta Roca. Eso ocurrió en 2006, cuando esa zona del levante de Barcelona ya tenía bastantes hoteles. Seis años después, sin embargo, no hay un solo piso. "Parte del convenio de prisiones sí está vigente y el solar seguirá siendo municipal y no se cederá a la Generalitat hasta que libere del todo los terrenos de la cárcel de Trinitat Vella", argumentan fuentes del área de Urbanismo.

La cárcel de Trinitat Vella ya ha pasado a la historia, pero todavía funciona el módulo de régimen abierto. Y la previsión de que se construya en la Zona Franca, donde se levantará el penal de preventivos, no está clara. "Hasta que se licite la obra y exista un proyecto no se puede hablar de fechas", insisten desde Urbanismo. Es decir, la reivindicación vecinal tardará en ser realidad. "La verdad es que aspiro a dejar de ser el presidente de la asociación con el solar en marcha", bromea el presidente de la asociación de vecinos de Diagonal Mar, Jordi del Monte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de abril de 2011