Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pederasta que asesinó a Mari Luz, condenado a 22 años de cárcel

La Audiencia de Huelva considera que Santiago Del Valle abusó de la niña - Los jueces imponen a su hermana Rosa nueve años de cárcel por cómplice

Santiago del Valle atrajo hasta su casa a Mari Luz Cortés, de cinco años, tirándole desde la ventana un osito de peluche y haciéndole señales para que subiera. Cuando la pequeña entró en el portal, Del Valle le efectuó "diversos tocamientos" y, como la niña se resistió, el pederasta forcejeó con ella y Mari Luz quedó inconsciente. Entonces, Del Valle volvió a su casa para coger un carro de la compra, metió dentro el cuerpo y lo tapó con un chaquetón negro para evitar que se viera la parte que sobresalía, "que era la cabeza".

Este es, según la Audiencia Provincial de Huelva, el relato de lo que ocurrió sobre las 16.40 del 13 de enero de 2008 en el barrio de El Torrejón. La sección tercera de la Audiencia dictó ayer la sentencia del caso Mari Luz, cuyo juicio se celebró hace un mes. Los jueces consideran a Santiago Del Valle autor de un delito de asesinato y otro de abusos sexuales con el agravante de reincidencia, por los que le imponen una condena de 22 años de cárcel (19 por el primer delito y tres por el segundo).

La esposa del asesino pudo cometer falso testimonio, según la sentencia

El padre de la menor descarta recurrir, pero critica la resolución

El fallo considera además a Rosa Del Valle, la hermana del pederasta, cómplice del crimen al dar por probado que llevó a Santiago en su coche hasta la zona de las marismas para que se deshiciera del cuerpo. Los jueces imponen a la mujer una condena de nueve años de cárcel, muy inferior a la que habían pedido el fiscal y la acusación particular (17 años), que acusaban a Rosa de cooperadora necesaria.

Los dos acusados están en prisión preventiva desde marzo de 2008. La detención de Santiago del Valle dejó al descubierto una cadena de errores judiciales cometidos desde el Juzgado de lo Penal 1 de Sevilla, que no había ejecutado una sentencia firme de cárcel contra él por abusar de su propia hija. El caso evidenció las carencias del sistema judicial y desembocó en un enfrentamiento entre el poder judicial y el Gobierno, que supuso la primera huelga de jueces de la democracia. El Consejo General del Poder Judicial impuso una multa de 1.500 euros al titular del Juzgado de lo Penal 1 de Sevilla, Rafael Tirado, mientras que la secretaria de su juzgado, Juana Gálvez, fue suspendida de empleo y sueldo seis meses.

La sentencia de la Sección Tercera de la Audiencia, leída ayer por el ponente Antonio G. Pontón, da también por probado que Del Valle sabía "sin ningún género de dudas" que Mari Luz estaba viva cuando la arrojó a la marisma. "Y es en este momento", añaden los jueces, "en el que quien hasta entonces era solo un pedófilo se convierte en asesino, y se convierte con una voluntad decidida y firme realizando los actos necesarios para el resultado fatal de la muerte de Mari Luz".

Además, los condenados deberán indemnizar "en concepto de daños y perjuicios" a los padres de Mari Luz, Juan José Cortés e Irene Suárez, con 122.000 euros, y a cada uno de los dos hermanos de la víctima, con 22.000 euros. También "en concepto de daño moral añadido" los jueces imponen una indemnización de 19.000 euros a favor de los padres y hermanos por los días que transcurrieron entre la desaparición de la menor y el hallazgo de su cadáver en la ría de Huelva (el 7 de marzo de 2008).

Para el tribunal ha sido determinante la segunda declaración que formuló Santiago del Valle, a petición propia, el 27 de marzo de 2008 en los juzgados de Huelva. Fue entonces cuando afirmó: "Esto me pasa por lo que me sucede con las niñas". La sentencia subraya como una "cuestión fundamental" que en esa declaración, Del Valle "aportó datos objetivos, como el golpe que sufrió la niña en la nuca, que quedó inconsciente, que solo podían ser conocidos por quien los presenció".

Los jueces acuerdan también que se deduzca testimonio contra la esposa de Del Valle, Isabel García, que en el juicio compareció como testigo y exculpó a su marido. El tribunal cree que García pudo incurrir en un delito de falso testimonio. La sentencia recoge, además, una extensa reflexión de los magistrados sobre los juicios paralelos a los que se ha expuesto el caso Mari Luz. El propio Del Valle, en su último turno de palabra en el juicio, pidió justicia y añadió: "Justicia, pero la de aquí, la del Juzgado", lo que, según los firmantes del fallo, supone establecer "una distinción rigurosamente incierta, pero socialmente comprensible". "Desde nuestra posición de jueces tenemos que proclamar en voz alta que solo hay una justicia, la que emana del pueblo y en nombre del Rey se administra por jueces y magistrados constitucionalmente independientes, inamovibles y responsables".

El padre de la niña asesinada, Juan José Cortés, que tras el crimen recogió firmas para pedir penas más duras contra los pederastas y fue recibido por el presidente del Gobierno, aseguró ayer que mantendrá su compromiso de no recurrir la sentencia. Con todo, lamentó que "no se ha tenido en cuenta la petición de la acusación particular, únicamente la de la fiscalía". La acusación particular pedía la pena máxima para ambos condenados: 32 años de cárcel para Santiago del Valle y 20 para su hermana. La fiscalía solicitaba 23 años para Santiago y 17 para Rosa "Entendemos que lo que ha dictado el tribunal es lo que está recogido en el actual Código Penal y lo que hay que hacer es modificarlo", subrayó Cortés.

El fiscal del caso, Alfredo Flores, se mostró "satisfecho" con la sentencia, ya que recoge "entre un 80% y un 90% las peticiones de la fiscalía". El punto en el que difiere el Ministerio Público con el tribunal es en pedir que Rosa Del Valle sea considerada cooperadora necesaria en vez de cómplice. Flores precisó que estudiará el asunto por si conviene recurrir. Las defensas tampoco han adelantado si recurrirán el fallo.

Un caso que destapó errores judiciales

- 13 de enero de 2008

La niña Mari Luz Cortés desaparece en Huelva tras comprar chucherías en un quiosco cercano a su casa. El cuerpo de la pequeña, de cinco años, aparece flotando en la ría de Huelva el 7 de marzo.

- 27 de marzo de 2008

La policía detiene a Santiago del Valle, su esposa y su hermana. Del Valle había sido condenado en diciembre de 2005 a dos años y nueve meses de prisión por abusar de su hija, pero el titular del Juzgado de lo Penal 1 de Sevilla, Rafael Tirado, no había ordenado la ejecución del fallo.

- 28 de marzo de 2008

El Gobierno y el Consejo General del Poder Judicial empiezan a investigar el error judicial. El juez culpa de los hechos a la falta de personal de su juzgado.

- 26 de mayo de 2008

José Luis Rodríguez Zapatero recibe al padre de Mari Luz, Juan José Cortés, y le promete un registro de pederastas. Los padres de la niña vuelven a la Moncloa en septiembre para entregar al presidente más de dos millones de firmas recogidas en apoyo del endurecimiento de las condenas contra los pederastas.

- 8 de octubre de 2008

Un grupo de jueces llama a la movilización de sus compañeros en protesta por la petición expresa del Gobierno para que sancione al juez Tirado. Los secretarios judiciales ya habían convocado un paro para el 21 de octubre en solidaridad con Juana Gálvez, la secretaria judicial.

- 21 de octubre de 2008 Jueces y secretarios judiciales de toda España paran durante tres horas. La protesta de los jueces se repitió un año después, aunque solo secundada por la conservadora APM.

- 23 de diciembre de 2008

El Consejo General del Poder Judicial rechaza suspender a Tirado y le impone una multa de 1.500 euros.

- 18 de marzo de 2011

La Audiencia de Huelva condena a Santiago del Valle por el asesinato de Mari Luz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de marzo de 2011

Más información