Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vizcaya producirá 30.000 toneladas de compost al año desde 2016

La nueva planta de Artigas empleará los residuos del quinto contenedor

La primera planta de compostaje de Vizcaya, Konpostegia, junto a otras instalaciones de menor dimensión que se irán alojando en la provincia próximamente, prevé producir en 2016 más de 30.000 toneladas de compost al año, el 4% de los residuos primarios generados anualmente en el territorio.

Ubicada en el ecoparque de Artigas sobre un terreno recuperado de 14.000 metros cuadrados, un antiguo vertedero controlado de residuos urbanos de 20 años de antigüedad, la infraestructura -prevista en el segundo Plan Integral de Residuos de Vizcaya 2004-2016- se inauguró ayer con la visita del diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, y el alcalde bilbaíno, Iñaki Azkuna.

Konpostegia recibirá residuos procedentes de la jardinería, bioresiduos de grandes almacenes de alimentos y de la recogida de la fracción orgánica de los sobrantes urbanos que se obtienen a través del sistema de quinto contenedor personalizado, que comenzó a funcionar el pasado 15 de abril en el barrio de Deusto, en Bilbao, como experiencia piloto, y que se dedica a la recogida de bioresiduos.

Varios jugadores de la Real Sociedad se han sumado al rechazo

El proceso de compostaje de los remanentes es de cuatro meses

El centro se incluía dentro del Plan Integral de Residuos 2004-2016

El proceso que seguirán los residuos para su compostaje durará cuatro meses. En un primer momento, los camiones depositarán los residuos verdes y los bioresiduos en la nave. Posteriormente, el material será descomprimido y revisado con una pala que elimina los impropios del material y alimenta a una trituradora móvil que machaca los residuos para que estos alcancen el tamaño deseado.

Para que la maduración de los residuos sea óptima la mezcla debe ser en un 75% de residuos verdes y en un 25% de bioresiduos, que se deben tratar el día de su llegada. El material unido se deposita en forma de pila en la nave y se rocía con agua para mantener el nivel adecuado de humedad.

El material apilado comienza a compostarse de inmediato, con lo que la temperatura del rimero aumenta y los componentes orgánicos se descomponen. Cada montón se voltea con una pala cada mes y hasta tres veces durante el proceso de compostaje. Con estos volteos se logra que el material no se apelmace y que se vuelva a mezclar, de manera que se generan nuevas vías de respiración.

Tras madurar durante cuatro meses, el rimero alcanza su punto óptimo, adquiriendo un color oscuro. Mediante una pala estibadora, el material ya apto para ser cribado se almacena preparado.

Con esta nueva planta de compostaje inaugurada ayer, la zona de Artigas-Arraiz dispone de otro centro más dedicado al tratamiento de residuos. Konpostegia se une a la incineradora de Zabalgarbi y a la de BioArtigas. Próximamente, la segunda línea de Zabalgarbi, prevista para el próximo año, y una planta de tratamiento mecánico y biológico en Arraiz en 2014 también abrirán.

[Guipúzcoa inauguró hace tres años la planta de compostaje de Lapatx (Azpeitia) tras una inversión de 2,6 millones . La planta ocupa una superficie de 6.900 metros cuadrados. En esta provincia se tratan al año 22.000 toneladas de residuos biodegradables para producir compost].

Firmas contra la planta de Zubieta

Asociaciones ecologistas, sindicatos y partidos políticos insistieron ayer de nuevo en su rechazo a la incineradora de Zubieta. La oposición se escenificó en el Palacio de Miramar de San Sebastián con la adhesión de las distintas formaciones al Pacto de Usurbil, al que también se sumaron varios jugadores de la Real Sociedad. EA, EB, Aralar, Alternatiba y la izquierda abertzale solicitaron al diputado de Desarrollo Sostenible de Guipúzcoa, Carlos Ormazabal, una moratoria de seis años con la que paralizar la construcción de la planta. "Por razones sanitarias, ambientales y económicas rechazamos la incineración y queremos insistir en la idea de que la gestión de los residuos debe basarse en la reducción, la reutilización y el reciclaje", aseguraron las formaciones contrarias a la planta.

La incineradora, cuya construcción se adjudicó a FCC a mediados de febrero, está previsto que funcione a pleno rendimiento en 2014. Las formaciones políticas pusieron como ejemplo para la gestión de los residuos frente a la futura instalación de Zubieta el sistema "puerta a puerta" que han instalado municipios como Usurbil, Oiartzun y Hernani, todos gobernados por ANV. "Se ha demostrado que posibilita una mayor tasa de reciclaje, porque sus resultados son inmediatos y porque crea mayor número de puestos de trabajo", añadieron.

Los firmantes del Pacto de Usurbil, impulsado por Zubidon-Donostia Zero Zabor, apostaron por el desarrollo de "un programa de basura cero", que combine "los sistemas de recogida y compostaje más adecuados para cada localidad, en lugar de la incineración, y otros sistemas de tratamiento más saludables y económicos".

Las diversas formaciones advirtieron a los responsables de la Mancomunidad de San Marcos, a la Diputación y al alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, impulsores de las instalaciones de Zubieta, que "se están quedando cada vez más solos en la defensa de una incineradora muy cara y muy tóxica para los ciudadanos".

El responsable de Desarrollo Sostenible de la Diputación de Guipúzcoa replicó durante la presentación de un proyecto piloto de instalaciones fotovoltaicas, que "puede haber otros sistemas para la eliminación de los residuos, pero hoy día no tenemos más que la valoración energética mediante la incineración o los vertederos". Ormazabal además señaló que "si alguien es capaz" de decir "en qué otros vertederos o quién está dispuesto a abrir un vertedero en su término municipal para albergar los residuos que lo diga". Además, subrayó que la planta resuelve "el problema de los residuos [en Guipúzcoa] para los próximos 20 años".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de marzo de 2011

Más información