Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece una niña de 15 meses en el hospital de Cruces por una infección bacteriana

Una niña de quince meses falleció el pasado sábado en el hospital de Cruces a consecuencia de una infección bacteriana que se inició en las vías respiratorias. Los análisis confirmaron que se trataba de un caso de estreptococo pyógenes de tipo A, que provocó, doce horas después del ingreso, una infección generalizada con fallo multiorgánico. La bacteria se encuentra en garganta y piel y puede portarse sin mostrar sintomatología, pero en casos aislados se transforma en una cepa virulenta especialmente peligrosa para personas con las defensas bajas. El director de Cruces, Gregorio Achútegui, recomendó ayer a la "tranquilidad" a la comunidad educativa, en especial al aula maternal de la ikastola Laudio, en Llodio, a la que acudía la pequeña, ya que se trata de un "caso aislado" y descartó que exista riesgo de que la infección se generalice entre el resto de alumnos.

Una hermana de la pequeña, de cuatro años, y seis compañeros de clase estuvieron también en Cruces ingresados con fiebre. Ayer aún quedaban dos niños en observación, aunque Sanidad esperaba que recibiesen el alta en pocas horas.

En cuanto conocieron el caso, los responsables de Salud Pública del Gobierno vasco contactaron con el servicio de epidemiología de Álava y con la directora de la ikastola Laudio e informaron al Departamento de Educación. Tras confirmar que se trataba de un estreptococo grupo A, el domingo por la mañana se citó a los padres de los trece alumnos del aula para informarles de la situación y suministrar a los niños antibióticos. También se medicó a dos profesoras.

El Servicio Vasco de Salud puso el caso en conocimiento del ambulatorio y del punto de atención continuada de Llodio ante la posible llegada de niños con síntomas similares. Asimismo se pidió a los padres que vigilasen síntomas como fiebre, dolor de garganta o muscular localizado. Ayer se trató a los alumnos de las clases de hasta dos años. Se llevó a cabo de modo preventivo, puesto que el riesgo de contagio disminuye ampliamente en siete días y la niña llevaba una semana sin ir a clase. Osakidetza no espera que aparezcan nuevos casos. El funeral de la niña fue oficiado ayer en Llodio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de enero de 2011