Gobierno y PNV imponen que no se vote contra la congelación de las pensiones

Se vetan las enmiendas de la oposición tras iniciarse el debate de Presupuestos

El Gobierno evitó ayer a sus socios del PNV y de Coalición Canaria el mal trago de tener que desdecirse de votaciones anteriores para apoyar al PSOE en la congelación de las pensiones. El Ejecutivo recurrió ayer a un instrumento legal, pero de uso restringido, e impidió que el Congreso votara las enmiendas de siete partidos de la oposición (PP, ERC, IU, ICV, BNG, UPyD y Nafarroa Bai) en contra de la congelación de pensiones. El instrumento es el artículo de la Constitución que permite al Gobierno vetar iniciativas que supongan aumento de gasto o disminución de ingresos. Solo había sido utilizado una vez por anteriores Gobiernos y el actual supera ya los 60 vetos desde 2004.

El uso del veto fue aún más polémico ayer, porque arrancó la Comisión de Presupuestos sin conocer qué enmiendas iba a impedir votar el Gobierno. Los grupos protestaron, pero hubo debate, los portavoces defendieron sus conocidas posiciones sobre los Presupuestos y, a media tarde, poco antes de la votación, llegó el escrito del Gobierno que debería haber sido aprobado por el Consejo de Ministros del pasado viernes.

Más información

El letrado de la Comisión envió al Gobierno 300 enmiendas para tener su conformidad y, finalmente, el veto se aplicó a 22.

Desde que en mayo se aprobó el decreto que incluía la congelación de pensiones se han aprobado media docena de proposiciones no de ley de todos los grupos en contra. Y desde entonces votaron en contra del Gobierno en todas esas ocasiones PNV y Coalición Canaria, ahora socios parlamentarios tras haber firmado un pacto de estabilidad.

Luego, diferentes grupos han querido llevar esa mayoría a proposiciones de ley, es decir, con carácter vinculante, y se han tropezado con el veto del Ejecutivo. Como ocurrió ayer.

PNV y CC garantizaron al Gobierno una tramitación plácida de los Presupuestos, la más plácida desde 2004. Votaron a favor en el debate de totalidad y ayer en Comisión lo hicieron durante todo el día. Con sus votos el PSOE tenía garantizado rechazar las enmiendas contra la congelación de pensiones, pero nacionalistas vascos y canarios tendrían que asumir el coste político de esa medida y de dar marcha atrás a lo que habían votado antes. Por eso, el Gobierno se adelantó a esa posible votación con su veto.

El PP montó un gran escándalo y sus portavoces, Cristóbal Montoro y Vicente Martínez Pujalte, hablaron de "violentar las reglas elementales de nuestra democracia" y de "tropelía contra los derechos de los diputados". Según dijeron, al presentarse tras iniciarse el debate se abre un precedente según el cual el Gobierno podrá vetar in voce mientras un parlamentario presenta una iniciativa.

Explicaron que sus enmiendas llevaban contrapartida para compensar el aumento de gasto y aseguraron que el año pasado se vetó la subida del IVA, es decir, la disminución de ingresos, mientras que este año esas enmiendas sí se han aceptado.

El PSOE, por su parte, asegura que el veto del Gobierno está fundamentado y, según su portavoz, Francisco Fernández Marugán, es perfectamente legal. De hecho, esgrimió un informe oral del letrado de la Comisión.

El PP recurrirá a la Mesa y anticipa que terminará por llevar el asunto al Tribunal Constitucional.

En el trámite de Comisión, el PSOE pactó enmiendas con todos los grupos salvo PP, UPyD y UPN. Las enmiendas pactadas suponen 60 millones de euros. De CiU y BNG son 20 millones de cada uno; 10 de ERC y cinco de ICV y de Izquierda Unida.

Prerrogativa legal de uso restringido

"Toda proposición o enmienda que suponga aumento de los créditos o disminución de los ingresos presupuestarios requerirá la conformidad del Gobierno para su tramitación". El artículo 134.6 de la Constitución faculta de esta forma al Gobierno a vetar las iniciativas que tengan coste.

Los Gobiernos de Felipe González sólo utilizaron esa prerrogativa en una ocasión, pero se produjo tal escándalo parlamentario, con plante incluido de la oposición, que finalmente retiró el veto.

Los Gobiernos de José María Aznar nunca la utilizaron en ocho años. En cambio, con José Luis Rodríguez Zapatero ha sido utilizada en más de sesenta ocasiones. Hace dos años se utilizó para vetar enmiendas a los Presupuestos, el año pasado para impedir que se votaran las del PP contra la subida del IVA que había entrado en vigor meses antes, y ayer fue usada para impedir la votación de 22 enmiendas de distintos grupos parlamentarios. La principal es la que hace referencia a la congelación de pensiones, pero hay también vetos a enmiendas sobre tributos de las comunidades autónomas. Además, en los últimos meses el Gobierno ha vetado proposiciones de ley de PP, CiU y ERC contra la congelación y que tenían posibilidad de prosperar porque sólo el PSOE se oponía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de noviembre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50