Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero defiende por primera vez Zarra como destino del silo nuclear

El jefe del Ejecutivo tercia en el debate del ATC que ha dividido al Gobierno

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aventó ayer el debate sobre la ubicación del almacén nuclear que alojará los residuos que generan todas las centrales españolas al apostar por Zarra como destino "preferente". Y lo hizo justo cuando las brasas del conflicto abierto hace dos semanas, al hacerse público un informe del Ministerio de Industria que situaba a esta localidad valenciana como la primera opción, comenzaban a enfriarse.

El jefe del Ejecutivo no se había pronunciado aún públicamente sobre el emplazamiento del silo nuclear. Ni se había referido a las protestas que los vecinos del valle de Ayora mantuvieron durante toda la semana pasada, después de que Industria apostara por el pequeño municipio de Zarra (550 habitantes) como el emplazamiento ideal para estas instalaciones, ligeramente por delante de Ascó (Tarragona), y a algo más de distancia de Yebra (Guadalajara) y Villar de Cañas (Cuenca). Tampoco había hecho mención a las tensiones surgidas en el Consejo de Ministros del 17 de septiembre, cuando se debatió la propuesta de Industria y se aplazó tomar una decisión.

El presidente cree "imprescindible" el apoyo tanto local como autonómico

La Generalitat dice que la decisión "solo incumbe al Gobierno"

Mientras crecían las especulaciones en el sector sobre la posibilidad de que Ascó tuviera opciones de ser la elegida una vez pasadas las elecciones catalanas de noviembre, Zapatero se manifestó ayer. Negó "disensiones" en el Gabinete. Y echó un capote al ministro de Industria, Miguel Sebastián, al insistir en Zarra como el lugar preferido para el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos.

En una entrevista concedida a RNE, Zapatero sostuvo que no hay fecha para adoptar una medida "difícil pero necesaria". El Gobierno, manifestó, sigue apostando por Zarra, aunque "para que se consolide" es "imprescindible" contar con el apoyo de las Administraciones autonómicas y locales.

En esta colaboración institucional, señaló el presidente del Gobierno, está ocupado Miguel Sebastián. Horas más tarde, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, indicó que "se está trabajando" con distintas autonomías y que no se había abordado la cuestión en el Consejo de Ministros de ayer.

La opción de Zarra se dio por definitiva durante buena parte de la mañana del 17 de septiembre. Este día, Sebastián presentó en el Consejo de Ministros un informe técnico que situaba a Zarra con la mayor puntuación para albergar el ATC. Sin embargo, un grupo de ministros, entre los que se encontraba la vicepresidenta primera, prefirieron congelar la decisión. Temían la posibilidad de, no sólo sufrir una sangría electoral en la autonomía elegida, sino que las Administraciones implicadas pudieran boicotear la solución elegida. De esta forma, se encargó un informe jurídico para analizar las competencias de las comunidades autónomas en la materia y se paralizó la medida a pesar de la postura de Sebastián de tomar una decisión de forma urgente.

El ministro no disimuló su enfado. Defendió que el informe elaborado por su departamento era "impecable". Y señaló: "El trabajo de Industria ha acabado y toca decidir al Gobierno". Sin embargo, por lo que ayer comentó Zapatero, la tarea del ministro aún no ha finalizado. Y la misión de recabar apoyos no parece una misión nada sencilla.

Los municipios del valle de Ayora de todo signo político, con excepción de Zarra, se han mostrado contrarios al cementerio nuclear. Y el martes pasado las Cortes valencianas rechazaron por unanimidad la instalación del almacén nuclear en Zarra. De esta forma, este parlamento autonómico dejó de ser el único que no se había pronunciado en contra de albergar el ATC en su territorio.

Tampoco parece fácil contar con el apoyo del Gobierno valenciano, que ha hecho del victimismo su principal discurso. "Es lamentable que [Zapatero] hable ahora de colaboración institucional", comentó ayer la portavoz del Consell, Paula Sánchez de León, cuando, indicó, se trata del presidente del Gobierno "más sectario y que más ha perjudicado los intereses de la Comunidad Valenciana con sus decisiones unilaterales". Además, instó a Zapatero a "no trasladar responsabilidades de algo que solo les incumbe a ellos [en relación al Gobierno]".

Solo la Cámara de Comercio de Valencia se ha mostrado favorable a acoger el almacén de residuos, seducida por los empleos que generaría y los 700 millones de euros de inversión prevista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de octubre de 2010