El recorte de fondos retrasa el plan del acelerador LHC

El laboratorio ahorrará 262 millones en cinco años

Pese al éxito de los primeros pasos de su nuevo acelerador LHC, el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN, junto a Ginebra) no está a salvo de la crisis y de los recortes presupuestarios. Según el plan de ahorro elaborado por la dirección, a propuesta de los delegados de los 20 países miembros, incluida España, ese organismo ahorrará 262 millones de euros en cinco años (de 2011 a 2015). La explotación científica del LHC, que ha comenzado hace pocos meses, no corre peligro alguno, según ha explicado un portavoz del centro, pero se aplazan un año (de 2015 a 2016) las operaciones de ingeniería planeadas para mejorar los parámetros de colisiones de partículas de la gran máquina científica. Sí resultarán más afectados otros programas de investigación en marcha o en proyecto.

Más información
Manifestación de científicos en el CERN por el recorte de presupuesto
El consejo del CERN aprueba el presupuesto con recortes

"Las cifras [del plan presentado] se desglosan en tres áreas: reducción de las contribuciones de los países miembros, reducción del gasto ralentizando determinadas actividades y reducción del déficit general del CERN de 2011 a 2015", ha explicado el director del laboratorio, el alemán Rolf Heuer, a todo el personal del mismo. "Estas medidassuponen muy buenas noticias para el CERN, permitiéndonos la explotación del LHC sin comprometer futuros programas".

Las cuentas presentadas por Heuer suponen una reducción de la aportación de las cuotas de los países de 103 millones de euros en ese período y la devolución al fondo de pensiones de los empleados del laboratorio de parte del dinero (algo más de 229 millones de euros) que se le debe. El plan, que ha recibido luz verde del comité de finanzas de la institución, aún debe ser aprobado en el Consejo de los Delegados, que se celebrará el próximo 16 de septiembre. El presupuesto de 2010 del CERN asciende a 785 millones de euros, de los que casi 70 millones corresponden a España (un 8,9%).

La situación derivada de la propuesta presupuestaria "no es mala", asegura el portavoz del CERN, James Gillies. El mayor impacto del ajuste se verá en 2012, porque ese año no funcionará ningún acelerador del CERN, incluido el LHC. El parón de este último estaba ya programado para realizar los cambios y mejoras requeridos para incrementar su energía de los 3,5 teraelectronvoltios (TeV) por haz actuales al doble, 7 TeV por haz, lo que supondrá colisiones de protones a 14 TeV. Pero al apretarse el cinturón, el CERN detendrá también los otros siete aceleradores menores en los que se hacen diferentes experimentos.

"Todo se retrasa, pero nada se cancela", asegura Gillies. Uno de los programas que se ralentizará será el de desarrollos tecnológicos para la siguiente generación de aceleradores de partículas; en concreto el CERN trabaja desde hace tiempo en tecnologías para una hipotética futura máquina compacta y lineal (en lugar de circular, como el LHC) denominada Clic. Para 2015, estaba previsto aumentar la luminosidad del LHC (con lo que se incrementan las colisiones de partículas), objetivo que se aplazará un año.

"En todos los países se están ajustando las inversiones científicas y el CERN no puede ser un oasis en ese panorama", explica Montserrat Torné, directora general de Cooperación Internacional, del Ministerio de Ciencia e Innovación, responsable de la participación española en este organismo. "Un 3% de reducción no es mucho, no perjudicará ni comprometerá el futuro del CERN", dice.

Un segmento dentro de un detector en el acelerador LHC.
Un segmento dentro de un detector en el acelerador LHC.CERN

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS