Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejo del CERN aprueba el presupuesto con recortes

Las medidas de ahorro paralizarán todos los aceleradores del laboratorio europeo durante 2012

El consejo de los delegados de los países miembros del Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN, junto a Ginebra) aprobó ayer el presupuesto para 2011-2015 con una reducción de 260 millones de euros en los cinco años. Este recorte supone una reducción total de las cuotas de los países de 102 millones de euros el ese período. El plan aprobado protege el buque insignia del CERN, el nuevo gran acelerador de partículas LHC, logrando la reducción del presupuesto mediante la ralentización de otros programas de investigación, afirma un comunicado de la institución, que afirma que el plan aprobado (presentado por la dirección del CERN a petición de los delegados) es un buen resultado dada la situación financiera internacional. El presupuesto del CERN este año es de 785 millones de euros, de los que casi 70 corresponden a la cuota española (8,9%).

En realidad el LHC también sufrirá un ligero retraso en el plan previsto, ya que las operaciones de mejora del acelerador para aumentar la cantidad de colisiones de partículas (la luminosidad), que estaban previstas para 2015 habrá que hacerlas un año después, en 2016. Sin embargo, el apagón de aceleradores de 2012 no afecta al plan del LHC puesto que ya se contaba con esa interrupción de un año para hacer las modificaciones necesarias que permitirán alcanzar la energía planeada de la máquina, es decir, 14 teraelectronvoltios (7 TeV por haz) frente a los 7 TeV actuales (3,5 TeV por haz).

"El plan que presentamos al consejo está claramente orientado a la ciencia", ha declarado Rolf Heuer, director del CERN. "Se reduce el gasto en investigación mediante ajustes muy medidos y responsables de la planificación inicialmente prevista de modo que no compromete indebidamente futuros programas de investigación. Las reducciones serán dolorosas, pero en el actual entorno financiero, son justas".

De la suspensión de programas, además del LHC, queda exento en el plan de contención el desarrollo de tecnologías para un futuro acelerador, el heredero del LHC. El CERN apoya la opción de un acelerador lineal compacto, CLIC, con el que se estudiarían con detalle los nuevos horizontes de la física de partículas que debe abrir el LHC. Asimismo se mantiene la actividad, aunque también ralentizada, de los experimentos de neutrinos en los que el laboratorio de Ginebra colabora con el de Gran Sasso (Italia).

El nuevo presupuesto quinquenal aprobado cuenta con reponer en el fondo de pensiones del CERN 229 millones de euros, parte del dinero que, a lo largo de los años se ha venido utilizando para actividades del laboratorio, convirtiéndose en una deuda que varios delegados han denunciado repetidas veces.

Más información

  • Las medidas de ahorro paralizarán todos los aceleradores del laboratorio europeo durante 2012