El PNV sólo aprobará el presupuesto si hay contrapartidas de autogobierno

El PSOE reconoce que la negociación queda en manos de Zapatero y Urkullu

"Lo que puede pedir el PNV no se puede resolver este año en el Congreso, en una negociación normal sobre Presupuestos del Estado". Esta aseveración de un alto dirigente del PSOE define la complejidad del problema con el que el Gobierno se enfrentará en las próximas semanas para sacar adelante las cuentas del Estado para 2011 .

En efecto, el PNV va a plantear en la negociación demandas de autogobierno para el País Vasco , ajenas a las partidas presupuestarias. Algunas, referidas a transferencias pendientes, dentro del Estatuto de Guernica, pero con algún complemento de muy difícil aceptación para los socialistas. Otras se sitúan fuera del Estatuto, y el PNV las resume en "un nuevo acuerdo entre Euskadi y el Estado", según señalan fuentes nacionalistas.

EL PSE vigila que el pacto no perjudique a Patxi López
Los nacionalistas también necesitan a los socialistas en las diputaciones
Más información
La demanda de un nuevo "marco jurídico y político"
Patxi López valora que el PNV "se implique en la gobernabilidad de España"

La letra no se conoce, pero la negociación para los Presupuestos irá en esa línea, según se desprende de las conversaciones oficiosas mantenidas a últimos del mes de julio por socialistas y peneuvistas. "Como hay más letra que números, deben ser el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero , y el presidente del PNV, Iñigo Urkullu , quienes tienen que construir las bases del acuerdo", precisan fuentes socialistas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por lo tanto, este año la negociación no la conducirán de entrada el portavoz socialista, José Antonio Alonso, y el portavoz de presupuestos, Francisco Fernández Marugán, sino que debe empezar "más arriba".

Estos interlocutores añaden, además, que la negociación reviste una complejidad aún mayor por cuanto que el presidente del Gobierno debe ser especialmente cuidadoso con el contenido de los acuerdos a los que pueda llegar con el PNV: el PSE vigila que la negociación entre el PNV y el gobierno central no entre en contradicción con la política que defiende el lehendakari, el socialista Patxi López .

En el último comité federal del PSOE, celebrado el pasado 17 de julio, llamó especialmente la atención la intervención de Patxi López. "Fue una clara advertencia sobre las demandas que sin duda iban a plantear los nacionalistas", recuerdan ahora quienes estuvieron en esa reunión, celebrada a puerta cerrada.

El resquemor del PSE tiene alguna justificación, ya que el PNV deliberadamente quiere entenderse en esta negociación directamente con el Gobierno central y no con los socialistas vascos, reconocen diputados peneuvistas.

Y esa negociación no va a ser fácil porque algunos de los aspectos que el PNV va a plantear no tienen fácil encaje. La petición de las políticas activas y pasivas de empleo, presentada por escrito en las resoluciones del debate del estado de la nación, sorprendió al grupo socialista. Los diputados del PSOE, también los del PP, votaron en contra de las mismas, después de una negociación que acabó sin acuerdo entre los diputados del PNV y el coordinador de los diputados socialistas vascos, Txiki Benegas. Este rechazo ha alimentado el aumento de las advertencias del PNV de cara a la negociación presupuestaria. "El precio será alto porque se va a dilucidar el futuro del autogobierno del País Vasco y el modelo de Estado", dijo Urkullu al día siguiente de la votación en el Congreso.

Ahora bien, aunque Zapatero necesita el apoyo del PNV para los Presupuestos -descartadas la izquierda y CiU-, los socialistas también apuntan al flanco débil del PNV. Estos necesitan el voto de los socialistas vascos para sacar adelante los presupuestos de las tres diputaciones vascas, todas ellas en manos peneuvistas, aunque en minoría. "Son ámbitos diferentes", replican los peneuvistas.

Por tanto, la negociación presupuestaria se juega a tres bandas, con todos sus actores mirándose de reojo: los Presupuestos Generales del Estado (responsabilidad del PSOE), los vascos (responsabilidad del PSE) y los forales (responsabilidad del PNV). Pero los mayores riesgos los asume Zapatero. Sin Presupuestos Generales del Estado, la legislatura estaría próxima a su fin. El presidente se muestra seguro de que conseguirá apoyos suficientes para sacarlos adelante y que no tendrá que prorrogar los actuales ni disolver las Cámaras.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y Josu Erkoreka, del PNV, en el Congreso.
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y Josu Erkoreka, del PNV, en el Congreso.LUIS SEVILLANO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS