La fachada principal de la catedral de Sevilla luce como nueva

La fachada de Poniente de la catedral gótica más grande del mundo luce de nuevo en todo su esplendor. El arquitecto conservador de la catedral de Sevilla, Alfonso Jiménez, llama a este templo "la eternidad provisional". Porque siempre hay que estar encima de fachadas, pináculos y vidrieras para que destaquen con la intensidad que la catedral se merece.

La fachada de Poniente es también conocida como fachada principal. Se sitúa en la avenida de la Constitución, uno de los centros neurálgicos de la ciudad, por el que pasean a diario miles de vecinos y turistas. Se trata de una zona peatonalizada por la que pasa el tranvía.

Jiménez presentó ayer la restauración de la fachada de Poniente. Las obras, que se iniciaron en marzo de 2006, han costado 2,7 millones de euros. El Cabildo de la catedral ha aportado el 55,12% y la Fundación Caja Madrid, el 44,88%.

La restauración ha incluido numerosas intervenciones. Se han limpiado elementos de piedra, se han sellado fisuras y se han repuesto sillares, pináculos y gárgolas. También se han recompuesto balaustradas y cresterías y se han limpiado y consolidado cubiertas. En los trabajos se ha recurrido a inyecciones armadas con grapas y barras de acero. Y no solo eso. Se han recompuesto y protegido cornisas y se han restaurado vidrieras.

Dos de las joyas más importantes de la fachada han vuelto a su aspecto original. En efecto, se han limpiado y restaurado relieves y esculturas de las portadas de la Asunción y de la Iglesia del Sagrario. Y las reposiciones de elementos pétreos se han hecho con piedra de características parecidas a la original (calcarenita bioclástica). Pero, eso sí, con una mayor resistencia a la comprensión.

La fachada restaurada.
La fachada restaurada.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de julio de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50