Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crece la polémica en torno al túnel de la Sagrada Familia

La Abogacía del Estado recusa a un perito que pide parar las obras

¿Corre peligro el templo de la Sagrada Familia por el túnel del AVE? El emblemático templo iniciado por Gaudí hace 128 años y aún en construcción (en 2012 se acabará el interior) ha sido siempre centro de polémica. La última y una de las más vivas es la que enfrenta a la junta del templo y una plataforma vecinal -Ave por el Litoral- con las administraciones públicas. Llevan años clamando que si el tunel del tren de alta velocidad que atraviesa Barcelona desde la estación de Sants a la futura de Sagrera pasa por la calle Mallorca, en donde está situada la fachada de la Gloria, sus cimientos pueden flaquear.

De momento, la Audiencia Nacional no ha querido paralizar las obras de forma cautelar y, mientras avanza la tuneladora, espera a tener todos los elementos para resolver sobre el fondo del asunto.El túnel pasa a pocos metros del templo y a mucha profundidad. El proyecto prevé la construcción de una pantalla de pilotes para aislar la estructura del túnel de los cimientos del templo. Medida de seguridad suficiente, aseguran los ingenieros de ADIF, administradora de infraestructuras ferroviarias, y responsable del proyecto. Esa misma opinión defiende el Gobierno catalán y el Ayuntamiento de Barcelona que consensuaron el trazado. Otras opiniones sostienen lo contrario y aportan otros informes, como uno reciente de Icomos, una sección de la Unesco, que declaró la obra Patrimonio de la Humanidad.

Un perito opina que otros trazados son mejores y que no hay prisa

La Audiencia Nacional, antes de emitir el fallo definitivo, ha solicitado tres informes periciales. Uno de ellos recayó en Manuel Melis, ingeniero de caminos y catedrático de ferrocarriles, y padre de una buena parte de los túneles del metro de Madrid. El ingeniero fue nombrado perito judicial el pasado 26 de mayo y el mismo día remitió una carta a la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional pidiendo la paralización del túnel para volver a discutir sobre el trazado. En su opinión, no es el adecuado: "No queda tiempo, se ha presentado el trazado como hecho consumado sin justificación suficiente". Melis avanza su opinión y añade que el dictamen lo hará más adelante: "deberé dar mi opinión y respuesta".

Lo que opina -basándose en la entrega de una documentación- es que hay trazados más seguros y que no está justificado que el túnel pase junto al templo: "es un riesgo innecesario". No cree en justificaciones de coste -"un daño al templo, aunque ligero, tendría un coste económico y social más elevado que la modificación del trazado"- y tampoco de plazo. Y aconseja trazados alternativos que, en su opinión, son más razonables. Barcelona lleva años discutiéndolo. En 2002, las tres administraciones acordaron que el AVE enlazaría Sants y Sagrera por la calle de Mallorca, cerca del templo. Precisamente fueron las voces de alarma que surgieron lo que provocó otro trazado, que lo sorteaba pero lo obligaba a pasar bajo viviendas. La fatal experiencia del Carmel, en 2005, hizo recuperar la primera idea.

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona mostraron ayer su asombro porque un perito, antes de realizar un informe, avance su opinión "en una carta". No está claro que ese perito acabe realizando su dictamen. La Abogacía del Estado le ha recusado y la Audiencia Nacional ha dado diez días a las partes para opinar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de junio de 2010