Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto de Oriente Próximo

Turquía condiciona la relación con Israel al fin del bloqueo

Ankara solo acepta una investigación internacional del ataque

Turquía advirtió ayer de que solo aceptará una comisión internacional que investigue el abordaje israelí a la flotilla humanitaria propalestina con destino a Gaza. El ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, rechazó tajantemente que sean las autoridades de Israel las que lleven a cabo las pesquisas sobre unos hechos en los que murieron nueve activistas, cuatro de ellos de nacionalidad turca.

"El ataque se produjo en aguas internacionales, y en la investigación se deben defender todos los derechos de las personas asesinadas", afirmó Davutoglu en Ankara a su regreso de Estados Unidos, donde se reunió el martes con la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Una vez repatriados a Estambul, los testimonios de los ciudadanos turcos capturados en el asalto naval coinciden en que los comandos de Israel actuaron en mar abierto y aguas internacionales. "Nos interceptaron a 68 millas de la zona territorial israelí. Luego nos apuntaron a todos con sus armas en la cabeza", relató Huseyin Tukalak, capitán del carguero turco Gazze que formaba parte de la flotilla de seis barcos que se dirigía hacia la franja de Gaza.

El Gobierno turco ha asegurado que protegerá a los judíos en su país

El Gobierno de Ankara ha exigido a Estados Unidos y a Israel la inmediata liberación de todos los activistas detenidos, de los que más de la mitad tienen pasaporte turco. Entre los detenidos figuran tres ciudadanos españoles. "Si alguno de nuestros nacionales es retenido y juzgado en Israel, nosotros procesaremos a los autores de la agresión", amenazó el ministro Davutoglu, aludiendo a la posibilidad de denunciar a militares israelíes ante la justicia turca y, en su caso, la jurisdicción europea de derechos humanos.

Los familiares de los cuatro turcos muertos en el abordaje se han adelantado a su Gobierno. Acompañados por sus abogados presentaron al mediodía de ayer denuncias por "crímenes contrarios al Derecho Internacional" en el palacio de justicia de Sultanahmet, en el centro histórico de Estambul. En medio de los gritos y desvanecimientos de un grupo de mujeres cubiertas con el velo islámico y con pañuelos palestinos al cuello, los familiares reclamaron una condena internacional para Israel. "No había solo turcos a bordo, también había europeos, árabes y estadounidenses", aseguraba una joven llorosa a la prensa.

El Gobierno turco ha llamado a la calma a la población para que no se desate la violencia. Los familiares de los diplomáticos israelíes en Turquía han comenzado a abandonar el país ante el riesgo de que se produzcan incidentes. Centenares de manifestantes siguen concentrados desde el lunes ante las sedes diplomáticas de Israel en Ankara y Estambul. "Turquía garantiza la seguridad de los familiares de los diplomáticos y de los turistas israelíes, y también de los judíos de nacionalidad turca", prometió "por el honor de la nación" el ministro de Exteriores turco. Davutoglu tendió veladamente la mano a Israel al anunciar que las relaciones pueden volver a normalizarse si se levanta el bloqueo impuesto a Gaza y todos los ciudadanos turcos detenidos son liberados. "El futuro de nuestros lazos dependerá de la actitud que tome Israel", apuntó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de junio de 2010