Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lleida prohibirá el 'burka' solo en edificios municipales

Un informe jurídico descarta impedir su uso en la calle, pero el Ayuntamiento insta al Gobierno a que lo regule

El Ayuntamiento de Lleida, gobernado en mayoría por los socialistas, prohibirá a partir del viernes el burka, el niqab o cualquier otra ropa que cubra totalmente la cara de una persona, pero solo en los edificios y equipamientos municipales (cívicos, educativos, culturales y deportivos). Esta medida está avalada por un informe jurídico encargado por el equipo de Gobierno. El consistorio, sin embargo, no podrá regular, como se pretendía, el uso de esas prendas en la vía pública, pero pedirá al Gobierno y a la Generalitat que legislen sobre esta cuestión.

La decisión de vetar el burka en edificios municipales prosperará en el pleno que se celebrará el viernes, ya que el PSC y CiU, el principal grupo de la oposición, consensuaron ayer una moción, condicionada a dicho dictamen, donde se propone modificar la ordenanza municipal de civismo y convivencia para "limitar el acceso y el uso del velo integral y otras vestimentas o accesorios que cubran totalmente la cara (...) en los edificios y equipamientos municipales (cívicos, educativos, culturales deportivos y otros)".

La moción de CiU y PSC afirma que el velo integral viola la dignidad de la mujer

El consistorio leridano, por otra parte, se compromete a realizar acciones de sensibilización y formación de todos los colectivos sociales de la ciudad, dirigidas especialmente a garantizar el respeto a la dignidad de la mujer desde los valores de la plena igualdad y la convivencia. "Determinadas prácticas, aún muy minoritarias en la ciudad, como la utilización del velo integral en sus diversas modalidades pueden no ser compatibles con estos valores, especialmente cuando se dificulta la identificación y la comunicación, creando con ello un problema de seguridad", señala la moción.

El pleno acordará pedir a la Asamblea Municipal de las Religiones, creada precisamente para fomentar la convivencia y la tolerancia entre las diversas culturas y religiones, que programe sesiones formativas específicas abiertas a los responsables de las diferentes entidades religiosas de la ciudad para impulsar el diálogo y los valores comunes.

Asimismo, planteará al Gobierno central y a la Generalitat que, en el uso de sus competencias, establezcan un marco común para prohibir o regular el uso de esas prendas en la vía pública. El Ayuntamiento de Lleida se convertirá en uno de los primeros del Estado en vetar el burka en edificios municipales. El de Barcelona rechazó la semana pasada una propuesta del PP para prohibirlo en la ciudad. Por su parte, la directora de Asuntos Religiosos de la Generalitat, Montserrat Coll, considera "desproporcionada" y "contraproducente" la prohibición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 2010