Plan de choque de Zapatero

De la Vega sugiere nuevas medidas para gravar a "los que más tienen"

Responde al malestar por las medidas sobre funcionarios y pensionistas

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, rescató ayer una parte del discurso de José Luis Rodríguez Zapatero del miércoles en el Congreso y aseguró que el Ejecutivo "no descarta nuevas medidas" frente a la crisis económica de modo que "las personas que tienen más capacidad económica sean las que tienen que aportar más a esta situación tan difícil que está viviendo España".

Fernández de la Vega quiso hacer frente, de este modo, a las críticas, procedentes de buena parte de los votantes de la izquierda que consideran que la recesión la van a pagar, sobre todo, pensionistas y empleados públicos y que han arreciado desde el miércoles. Los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, incidieron en esta misma cuestión, el jueves, tras entrevistarse con el presidente del Gobierno en La Moncloa.

El Gobierno precisa que las medidas dependerán de la evolución económica

Más información

No obstante, la vicepresidenta primera quiso contener las expectativas y precisó que esas medidas ahora "no están sobre la mesa" y que todo dependerá de la evolución de las cuentas del Estado, dejando abierta la puerta a una intervención del Gobierno por la vía de la sorpresa. En todo caso, entre esas medidas están descartadas nuevas subidas del IRPF o del IVA, que aumentará en un punto a partir de julio, en cumplimiento de los Presupuestos Generales del Estado de 2010.

Su intervención fue inmediatamente posterior a un Consejo de Ministros, marcado por la última crisis financiera y las medidas adoptadas por el Gobierno. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la ministra de Economía, Elena Salgado, informaron de las medidas exigidas a España en el Ecofin el pasado fin de semana, así como de la reunión mantenida el jueves por Zapatero con los líderes de UGT y Comisiones Obreras.

Zapatero atribuyó la caída de las bolsas europeas y del Ibex en la jornada de ayer en más de seis puntos a una respuesta de los especuladores financieros a decisión del presidente norteamericano, Barack Obama, de investigar las causas de los vaivenes especulativos.

El presidente del Gobierno se refirió a su encuentro con Méndez y Fernández Toxo, y subrayó la "responsabilidad" de los sindicatos por la respuesta "moderada" que han dado a unas medidas duras y dolorosas, que el Ejecutivo se ha visto obligado a adoptar. En este sentido, Fernández de la Vega, tras el Consejo de Ministros, dijo, como la víspera Zapatero, que "respetaba" la decisión de los sindicatos de la función pública convocar una huelga para el 2 de junio.

La vicepresidenta primera reveló que mientras el presidente se reunía, el jueves, con los secretarios generales de UGT y Comisiones Obreras, ella lo hacía con los de la función pública. Quiso escenificar con ello que, pese a las medidas tan duras adoptadas por el Gobierno, como la reducción del sueldo de los funcionarios en un 5%, no se han roto los puentes con los sindicatos. "En la medida de lo posible, dentro del estrecho margen existente, el Gobierno tratará de buscar las medidas en el marco de la función pública para seguir trabajando en todos los temas pendientes".

Precisó, en este sentido, que los funcionarios de las empresas públicas no estarán afectados por el recorte salarial, que se limitará a los directivos.

La vicepresidenta primera admitió que había un "estrecho margen" de negociación con los grupos parlamentarios para recabar su apoyo a los decretos y que el límite estaba en los 15.000 millones de euros comprometidos de reducción del déficit. Descartó absolutamente la presentación de una moción de confianza o un adelanto electoral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 15 de mayo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50