Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Altarriba y Kim, reyes del Salón

Su álbum 'El arte de volar' logra los galardones principales de la gran cita barcelonesa del cómic - El dibujante Rubén Pellejero recibe el Gran Premio

El voto de los profesionales del cómic ha sido unánime y ha reconocido El arte de volar, escrito por Antonio Altarriba y dibujado por Kim, no sólo como la mejor obra española publicada en 2009, sino además como merecedora del premio al mejor dibujo y al mejor guión.

La odisea vital del padre del guionista recorre 90 años de la existencia de un hombre que es arrastrado por la corriente de la vida, sin poder hacer poco más que sobrevivir. Desde la Guerra Civil al exilio, la vuelta como vencido y el envejecimiento, un duro relato que habla de una sociedad que fagocita a sus individuos y que el dibujante Kim ilustra con magisterio, consiguiendo dotar al relato de la tensión y atmósfera necesarias para que la narración fluya según marca Altarriba en su relato. El libro, publicado por Edicions de Ponent, consigue así arrasar en los premios de Barcelona siguiendo el camino iniciado ya con el Premio Cálamo, el Premi Nacional de Cómic de Catalunya y el reconocimiento general de la crítica y público.

Por su parte, la espectacular interpretación gráfica del Génesis de Robert Crumb (La Cúpula) se alzó con el premio a la mejor obra extranjera publicada en España y el joven Alfonso Zapico, autor de obras tan sugerentes como Café Budapest o La guerra del profesor Bertenev, recibió el premio Josep Toutain al autor revelación. Completando el palmarés, Dos veces breve consiguió el premio a la mejor revista; Gato Negro, el de mejor fanzine; la web www.entrecomics.com, el premio a la divulgación de la historieta, y el madrileño Espacio Sins Entido el de mejor librería especializada.

El Gran Premio del Salón ha recaído este año en Rubén Pellejero. El dibujante catalán debutó en los años ochenta en la revista CIMOC con series como Historias de una Barcelona o Monsieur Griffaton, pero sería el personaje del aventurero Dieter Lumpen, creado junto a Jorge Zentner, el que le daría mayor fama y proyección, así como el salto al tebeo francés, donde sería reconocido por obras como El silencio de Malka o Tabú, también junto a Zentner, o Un poco de humo azul o El vals del Gulag con Denis Lapière. Hace apenas un par de meses, la editorial Astiberri editó el álbum En carne viva, donde el dibujante hace una impresionante labor gráfica sobre un guión de Frank Giroud y Florent Germaine. El premio reconoce así una de las trayectorias más importantes de la historieta española.

La votación del público premió como mejor obra de 2009 El juego de la Luna, de José Luis Munuera y Enrique Bonet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de mayo de 2010