Condenado a 25 años el último dictador argentino

Agencias

Un tribunal de Buenos Aires condenó ayer a 25 años de prisión al dictador Reynaldo Bignone, presidente de Argentina en los últimos seis meses del régimen militar (1976- 1983), por delitos de lesa humanidad cometidos en el mayor centro clandestino de detención. La resolución fue aplaudida por familiares de las víctimas de la dictadura, que asistieron al juicio.

Los jueces ordenaron además que se revoque la prisión domiciliaria que Bignone, de 82 años, cumplía por delitos similares. El ex militar deberá ingresar en una cárcel común junto al resto de los condenados en el mismo proceso. "Estamos felices por las condenas y la decisión de internarlos en una cárcel común", afirmó Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

El juicio comenzó el pasado noviembre por los delitos de allanamientos ilegales, privaciones de la libertad e imposición de tormentos en la guarnición militar de Campo de Mayo, en las afueras de Buenos Aires, la mayor cárcel clandestina de la dictadura.

En este proceso sólo se han juzgado delitos contra 56 víctimas de Campo de Mayo, una mínima porción de las más de 5.000 que, según los organismos de derechos humanos, pasaron por el centro de internamiento.

Bignone afirmó ayer que las víctimas "ni eran tan jóvenes ni tan idealistas" y cuestionó las cifras; dijo que no está demostrado que hubiera más de 8.000 desaparecidos y unos 30 niños robados durante la dictadura. Asociaciones de derechos humanos calculan que hay 30.000 desaparecidos y 500 bebés apropiados.

En su gestión, el dictador negoció la transición hacia la democracia, destruyó las pruebas de la represión ilegal y dictó la Ley de Pacificación Nacional para beneficiar a los miembros del Ejército, norma anulada después por el Gobierno constitucional al considerarla una "autoamnistía".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de abril de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50