Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El fraude en el transporte público / 5

60 millones de viajeros sin billete

La Generalitat admite que el fraude en el transporte público es del 8% - CiU afirma que Renfe es "un descontrol" - Las pérdidas para el sistema superan los 20 millones

El número de viajes del transporte público en la Barcelona metropolitana ronda los 771 millones anuales (sumando tren, tranvía, metro y autobús). De ellos, el 8% (más de 60 millones) no se pagan, según estimaciones del Gobierno catalán. Y estos porcentajes coinciden con los cálculos efectuados por la oposición. El diputado de CiU Josep Rull señaló ayer que están analizando el fraude en el conjunto del transporte ferroviario y que en Renfe oscila entre el 5% y el 10%, según las líneas. Esto significa que el sistema deja de ingresar unos 20 millones al año.

"Estamos preocupados por el fraude. Empezamos analizando el tranvía, porque nos hablaron de que iba asociado a inseguridad ciudadana y de que los interventores tienen miedo de pedir el billete si no van acompañados de guardas de seguridad. Luego hemos visto que la situación de Renfe es de descontrol total. Sabemos que hay planes para corregirla a medio plazo, pero hay que garantizar también el mientras tanto. En Renfe hay líneas con el 5% de fraude, pero en otras se supera el 10%. Se ha disparado en los dos últimos años, tras eliminarse los revisores". Rull ha remitido una serie de preguntas al Gobierno catalán sobre este asunto.

Hasta ahora, las empresas del transporte público han optado siempre por minimizar el problema y reconocer como fraude sólo el detectado, es decir, las personas que son pilladas sin pagar, calculando el porcentaje a partir de las peticiones de billete efectuadas. Con estos datos, el porcentaje de fraude se sitúa en torno al 1%. Es decir, los 60 millones de viajes fraudulentos quedan reducidos a unos 7,7 millones.

La existencia del fraude es patente para los usuarios y los datos de las empresas lo evidencian. TMB calculó el fraude en los autobuses en el 0,4% en 2008. En 2009, el incremento de los interventores hizo que subiera al 0,9%. En cifras absolutas, se pasó de 777.600 usuarios sin billete a más de 1,7 millones. Las revisiones se hacen con máquinas que cuentan tanto las inspecciones efectuadas como el fraude.

En Renfe los revisores no llevan máquina para comprobar el billete. Lo siguen haciendo a ojo, como en el siglo XIX, de modo que al final del día no saben cuántos billetes han pedido. Además, en muchos casos los revisores se conforman con expedir un billete y no imponer sanción. El Gobierno catalán, decidido a combatir el fraude, ha organizado un curso para dentro de una semanas de modo que se unifiquen los criterios en todo el transporte público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de marzo de 2010