Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El canon salva las cuentas de la SGAE

La recaudación por música en directo cae por primera vez y las ventas de CD vuelven a desplomarse - Los ingresos por compensación de copia privada suben un 72%

"El directo salvará la música". Era el mantra que venía entonando la industria musical desde hace años. Y lo cierto es que resultaba tranquilizador. Pues hasta eso es patrimonio de los viejos (buenos) tiempos. La panacea ya no es tanta, a juzgar por los datos provisionales de recaudación de la Sociedad General de Autores (SGAE) correspondientes a 2009, a los que ha tenido acceso este diario, aún pendientes de los últimos ajustes antes de ser hechos públicos en unos meses.

La recaudación de derechos de autor por el directo venía creciendo sostenidamente (nada menos que un 117% entre 2000 y 2008), según las cifras de la Asociación de Promotores Musicales. Hasta el año pasado, en que disminuyó un 10,4%, hasta los 25,8 millones de euros, en el apartado de los conciertos de variedades, es decir, el epígrafe bajo el que se contabilizan las grandes actuaciones (como Madonna, Bruce Springsteen o Coldplay...), con las cifras de SGAE. También disminuyeron, aunque menos -un 3,3%- los ingresos de derechos por pequeños eventos de música en vivo (fiestas populares, discotecas, bodas...).

Disminuye un 10,4% lo aportado en concepto de grandes actuaciones

El nuevo gravamen digital supuso una recaudación total de 90 millones

Las cuentas de la SGAE, con todo, han quedado salvadas por un aliado reciente, pero parece que necesario. El canon digital, la tasa que grava a priori cualquier aparato o soporte susceptible de reproducir o copiar un archivo o documento sujeto a derecho de autor. Su última revisión entró en vigor en julio de 2008. Por primera vez, el continuado desplome de la venta de CD (un 30%) no se ha visto equilibrado con el aumento de ingresos de conciertos, sino por la llamada compensación de copia privada. Su recaudación por la SGAE se ha incrementado un 72%, hasta los 27,6 millones de euros. El desplome de la venta de discos es aún más grave si se tiene en cuenta que, ya en 2008, los ingresos por derechos de CD (11,4 millones de euros) cayeron un 23%.

El declive del directo supone todo un cambio de paradigma en un negocio, el de la música, cuya caída parece cada día más libre. "No sabemos, nadie sabe cuándo llegará a tocar fondo. Lo que sí sabemos es que el directo ya no es la garantía de salvación que solía", explica un directivo de la industria.

Las razones de la caída de ingresos de derechos por conciertos son fundamentalmente económicas. La recesión ha recortado las arcas públicas y son precisamente los ayuntamientos los que siguen sosteniendo una parte importante de la promoción de los espectáculos musicales. En este sentido, la campaña estival del año pasado sufrió severos recortes en cuanto a programación, número de fechas, y también en lo que respecta a los cachés recibidos por los artistas en las galas. El chaparrón económico también afecta, es obvio, a las empresas (de alcohol, tabaco u otras) patrocinadoras de conciertos, que han encogido sus aportaciones por esos conceptos.

La SGAE consiguió en 2009 unos ingresos de 317 millones de euros, lo que supone una caída de sólo el 5,1% respecto al ejercicio anterior, según las cifras provisionales. Las cantidades repartidas a los socios alcanzaron los 346 millones de euros, un 6,1% menos que en el año anterior, aunque aumentaron el número de socios que recibieron una liquidación: 32.106 socios nacionales de la SGAE en 2009 frente a los 31.557 de 2008. También se incrementaron notablemente los titulares de derechos extranjeros que percibieron una remuneración: 181.099 frente a 148.993 en 2008.

En efecto, la inclusión a partir de julio de 2008 en el gravamen de todo tipo de soportes desde reproductores MP3 y MP4, PDA, televisiones con disco duro o memorias flash-USB, y la rebaja de otras tarifas -como la de las fotocopiadoras, CD y DVD vírgenes-, disparó la recaudación que perciben las sociedades de gestión que representan a los artistas audiovisuales, al tiempo que ha hundido la de los editores y escritores (Cedro), que han visto descender sus ingresos un 41% hasta los 22 millones de euros. Se podría decir, por tanto, que si el canon salva a unos (músicos y gentes dedicadas a lo audiovisual), no satisface a otros (los oficiantes de los asuntos del papel).

En conjunto, la recaudación por el canon en 2009 ascendió a alrededor de 90 millones de euros, con un aumento respecto a los 83,3 millones de euros de 2008 pero sin alcanzar aún el nivel de 2007, cuando se recaudaron 97 millones de 2007, según datos provisionales de las sociedades de gestión.

El canon digital, aprobado en el Parlamento en diciembre de 2007 con los votos de PSOE, IU y CHA, dio lugar a una agria polémica al ampliar la lista de artículos sujetos al gravamen. Los móviles con MP3 pagan 1,1 euros, mientras que los MP3 y MP4 se cargan con 3,15 euros. Para compensar esa inclusión, se bajó un 22% el peso del gravamen en los CD vírgenes (0,17 euros) y un 26,6% menos los DVD (44 céntimos).

Cifras y derechos

- La recaudación de derechos de autor por grandes conciertos cayó un 10,4% en 2009 respecto a los 28,8 millones recaudados el año anterior. Los ingresos por música en vivo (fiestas populares, discotecas, bodas...) disminuyeron

un 3,3%.

- Los ingresos totales por canon digital -con las tarifas revisadas a partir de julio de 2008- ascendieron a 90 millones de euros en 2009, frente a los 83,3 millones de 2008 y 97 millones de 2007. La SGAE aumentó sus ingresos por este concepto un 72% mientras que Cedro (editores) perdió un 41% de los suyos.

- La SGAE registró unos ingresos totales (canon incluido) de 317 millones de euros en 2009, un 5,1% menos, y repartió 346 millones entre 32.106 socios nacionales y sociedades extranjeras que representan a 181.099 artistas extranjeros.

- Los ingresos de derechos por venta de discos (CD) cayeron un 30% y los de DVD musicales, un 38% en el ejercicio de 2009.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de febrero de 2010

Más información