Cambio de rumbo y de director en el festival de Almagro

El patronato de la muestra planteará hoy el cese de Emilio Hernández

El Patronato del Festival de Teatro Clásico de Almagro, del que depende la reconocida muestra veraniega, reunirá esta tarde a su comisión ejecutiva y al patronato en su integridad para deliberar y votar el cese de Emilio Hernández, director del festival. Para sustituirle se maneja el nombre de la actriz, directora, traductora y autora dramática Natalia Menéndez, formada, entre otros centros, en la Comédie Française. De ella se representa en estos momentos en el Teatro María Guerrero (sede del Centro Dramático Nacional) su puesta en escena de Realidad, de Tom Stoppard.

Las razones para el cese de Emilio Hernández no se han dado a conocer, aunque al parecer ha influido la acumulación de deuda en las cuentas del festival, que se mueve entre los 750.000 y el millón de euros. En el último ejercicio, la partida correspondiente a la programación se excedió en torno a los 200.000 euros.

Más información
Natalia Menéndez, nueva directora del Festival de Teatro de Almagro
Natalia Menéndez: "Quiero crear una cita de teatro imprescindible en Almagro"
El Festival de Teatro de Almagro arranca con el premio a Francisco Nieva

En la última reunión del Patronato, celebrada en diciembre, no se aprobaron las cuentas presentadas y se habló de abordar un plan para ir saldando la deuda. Una de las posibles fórmulas, apuntada por Hernández, fue reducir el festival de 25 días a solo 10. Una solución que rechaza la mayoría de los miembros del patronato.

En cualquier caso esas cuentas presentadas no llegaron a aprobarse. Se consideró que el director del festival no aclaraba de qué manera se iba a sufragar la deuda, ni cómo y en qué porcentajes. El interventor del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem) aconsejó que no se firmasen las cuentas. El Festival de Almagro contó en su última edición con un presupuesto de 2,2 millones de euros, en los que se incluyen los 500.000 euros que genera la taquilla.

El director teatral Emilio Hernández fue nombrado, a propuesta del Ministerio de Cultura y la Junta de Castilla-La Mancha, en el año 2004 y durante algunos años compaginó este cargo con el de director del Festival de Teatro y Música de Segovia de la fundación Don Juan de Borbón. Terminó por abandonar éste último, ya que coincidía su celebración con el festival manchego.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

En la comisión ejecutiva del patronato está representado un miembro de cada una de las administraciones que intervienen en el festival: Ministerio de Cultura, Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, el ayuntamiento de Almagro y la Diputación de Ciudad Real. El patronato de la muestra cuenta, además, con otros representantes de dichas administraciones, más otros patronos de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, la Universidad de Castilla-La Mancha y el Museo Nacional de Teatro.

Hernández comentó ayer a este periódico que la acumulación de deuda se ha producido porque las subvenciones "no han llegado como estaban previstas y ha habido muchos patrocinadores privados que a última hora se echaron hacia atrás". El director recordó que la reunión convocada para hoy entra dentro de lo previsto: "Hay un plan de saneamiento y yo estoy trabajando con normalidad".

El Festival de Almagro tiene sus orígenes en las Jornadas de Teatro Clásico que se organizaron en 1978 en la ciudad manchega. Desde entonces se celebra ininterrumpidamente, en una primera etapa en el mes de septiembre y, desde 1989, en el mes de julio. De tener sólo un espacio, el Corral de Comedias, único teatro que se conserva del siglo XVII, pasó a ser un festival internacional en 1984 y un año después su historia queda ligada a la por entonces creada Compañía Nacional de Teatro Clásico. Hoy cuenta con más de 20 espacios escénicos.

Emilio Hernández, el pasado julio durante el festival de Almagro.
Emilio Hernández, el pasado julio durante el festival de Almagro.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS