Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe en Haití

La Unión Europea moviliza 229 millones para ayuda urgente

El presidente Préval espera que su país no sea olvidado tras la tragedia

La Unión Europea, entendida como suma de instituciones comunitarias y Estados miembros, ha comprometido ya 229 millones de euros para el socorro y reconstrucción de Haití, cantidad que aumentará conforme se tenga idea más precisa de las necesidades del país caribeño, según acordaron ayer los ministros de Cooperación de la Unión. Preocupada porque el desorden y la violencia no se conviertan en un factor adicional de destrucción, la Unión se plantea enviar centenar y medio de policías, se dice dispuesta a contribuir también con militares y evita criticar a Estados Unidos por su despliegue castrense en Haití y por la preeminencia dada por sus soldados a los intereses estadounidenses.

Los responsables comunitarios celebraron ayer la primera reunión sobre la tragedia haitiana para poner en común las actividades que cada país ha venido realizando allí y fijar la estrategia de actuación inmediata y a medio y largo plazo. Entre tantos actores implicados, dentro de la propia UE y a escala internacional, coordinación es la palabra clave. "Es importante que nos coordinemos bajo el paraguas de la ONU con Estados Unidos y otros", explicó Catherine Ashton, ministra de Exteriores de la UE.

La UE quiere evitar ejemplos poco edificantes de protagonismo y dice poner todos sus recursos a disposición de Naciones Unidas, aunque hasta ahora la contribución europea haya sido esencialmente iniciativa de cada país. Los desembolsos comprometidos son 30 millones de la Comisión y otros 92 millones de los distintos Gobiernos para asistencia humanitaria de emergencia, lo que supone 122 millones para equipos médicos y quirúrgicos, agua potable, tiendas de campaña, transportes, telecomunicaciones y alimentos.

Además, la UE liberará otros 107 millones de euros para ayuda no humanitaria de emergencia, en particular para restaurar la demolida capacidad de gobernar de un Estado endémicamente ausente. A medio y largo plazo, la Comisión estima que se podrían necesitar 200 millones para la reconstrucción, que serían extraídos de los fondos de desarrollo y de otros programas para los países de África, Caribe y Pacífico. Pero esas cantidades u otras dependerán de las evaluaciones que se puedan realizar más adelante sobre el terreno.

Los ministros también hicieron notar que para garantizar la seguridad en Haití están dispuestos a poner medios militares al servicio de la ONU. Ashton, como Miguel Ángel Moratinos, en calidad de presidencia rotatoria de la UE, negaron haber recibido protestas por la impetuosidad de los soldados de EE UU.

El presidente haitiano, René Préval, afirmó ayer en Santo Domingo, donde se desplazó para preparar la conferencia de donantes del día 25, que Haití es responsabilidad de los haitianos y confió en que tras las acciones de auxilio inmediatas, su país no quede en el olvido, informa Iban Campo. "Debemos desarrollar las diferentes áreas de la vida social, crear trabajo y reforzar las instituciones", dijo. La vicepresidenta del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, transmitió también en Santo Domingo el apoyo europeo a una conferencia de reconstrucción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de enero de 2010