Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Consultas populares en Cataluña

La consulta independentista se salda con una baja participación

La abstención supera el 70% y el 'sí' se impone con el 94% de los votos emitidos

Barcelona

Una fiesta independentista en toda regla con un resultado mucho más pobre de lo esperado por sus organizadores. La consulta por la independencia celebrada ayer en 166 municipios catalanes con el impulso de varias entidades soberanistas movilizó a miles de ciudadanos al margen de los partidos políticos, pero se quedó con una participación del 27%, 22 puntos por debajo de la registrada en el referéndum del Estatuto de 2006. Según el recuento disponible a la una de la madrugada la participación se quedó trece puntos por debajo de lo que se habían fijado sus impulsores. El se impuso por un 94% de los votos.

Sin validez legal alguna y sin mayores garantías de funcionamiento que las aportadas por sus organizadores, la consulta había sido planteada como un desafío al Estado y, de fondo, como un último aviso hacia el Tribunal Constitucional para evitar un recorte del Estatut. Se organizó en algunos de los municipios con más sentimiento independentista, la mayor parte de ellos feudos de Convergència y Unió y de Esquerra Republicana. Pero ni las llamadas de las entidades organizadoras ni las adhesiones de última hora de los líderes de ambos partidos movilizaron a los independentistas. Entre las poblaciones más grandes destaca el 25% de participación de Sant Cugat, el 15% de Vilanova i la Geltrú o el 41% de Vic. Entrada la madrugada los organizadores seguían contando votos en un escrutinio caótico que generó situaciones insólitas. En algunas poblaciones se conocía el número total de votos pero no su sentido.

Convergència y Esquerra Republicana piden un referéndum vinculante

Inicialmente los promotores se habían fijado alcanzar el resultado de participación del referéndum sobre la Constitución Europea, que fue del 40,5% en el conjunto de Cataluña. Los partidos nacionalistas esperaban comparar la cifra con el resultado del referéndum sobre el Estatuto, que congregó al 49,4% de los votantes. El fracaso es evidente tanto si la consulta de ayer se compara con una cifra como con la otra.

Sólo votaron 200.000 de los 700.000 convocados. El resultado cuestiona la estrategia de extender la consulta al área de Barcelona, la zona tradicionalmente menos nacionalista de Cataluña.

Por la mañana, los nacionalistas de Artur Mas no dudaron en pedir que la consulta simbólica se convierta en un referéndum en toda regla en el futuro. "Comienzan a cambiar las cosas", aseguró el secretario general adjunto de CDC, Felip Puig, quien pidió a los partidos que trabajen "para que algún día Cataluña pueda organizar un referéndum vinculante sobre su independencia".

Esquerra Republicana pidió tal referéndum con carácter inmediato. "El país necesita que la gente pueda decidir si quiere continuar igual, o si creen que la única salida es la constitución de un estado propio dentro de la Unión Europea". A medida que pasó el día y que los datos de participación apuntaban a una escasa movilización Convergència fue moderando su discurso y el mismo Felip Puig dijo que sería "arriesgado" plantear un referéndum para la próxima legislatura.

Quien no se echó atrás pese al resultado fue la plataforma organizadora. Sus portavoces anunciaron que pedirán en el Parlament de Cataluña celebrar un referéndum el 25 de abril. Para ellos el resultado de ayer es una "heroicidad" pese a la baja participación. Entienden que la escasa movilización se debe a que en la consulta de ayer, a diferencia de lo ocurrido en Arenys de Munt (Barcelona) en septiembre, el Gobierno ha dado una respuesta de perfil bajo que ha apaciguado a muchos independentistas. Ayer, el ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, calificó de simple "acto de propaganda política" unas consultas que, recordó, "ni tienen validez ni son siquiera consultivas o vinculantes". El presidente de la Generalitat, José Montilla, optó por el silencio sobre las consultas y reiteró su confianza en el Estatut como vía de futuro para. Iniciativa reconoció que la mayoría no se ha sentido identificado con la consulta.

El PP aprovechó la votación para cargar contra José Luis Rodríguez Zapatero y contra Montilla. Del presidente del Gobierno lamentó su "indiferencia" y al presidente de la Generalitat le recriminó su supuesta connivencia para ejercer "una presión más" sobre el Tribunal Constitucional.

Páginas 2 y 3

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de diciembre de 2009