Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia suaviza las condiciones de suministro de gas a Ucrania

El acuerdo garantiza el abastecimiento a Europa

Rusia ha mostrado comprensión por los apuros económicos de Ucrania y ha aceptado suavizar las condiciones del suministro del gas y no imponerle multas en 2009 por el incumplimiento de ciertas cláusulas del contrato de abastecimiento. El acuerdo parece alejar la posibilidad de un nuevo conflicto bilateral con repercusiones en el suministro de gas ruso a Europa. Lo concertaron los jefes de Gobierno, Vladímir Putin y Yulia Timoshenko, el jueves por la noche en Yalta.

La actitud razonable de Putin supone un espaldarazo para Timoshenko, que compite con el presidente, Víctor Yúshenko, en las elecciones a la jefatura del Estado del 17 de enero. Timoshenko es responsable de los contratos vigentes entre Gazprom, el monopolio exportador del gas ruso, y Naftogaz, la compañía de gas de Ucrania. Estos documentos, que pusieron fin a la última guerra del gas en enero de 2009, son un tema central en la rivalidad entre los dos políticos, que hace cinco años lideraron juntos la llamada revolución naranja.

Poco antes de la reunión de Yalta, Yúshenko publicó en su página web un mensaje a su colega ruso, Dmitri Medvédev, en el que pedía una renegociación inmediata de los contratos de gas por considerarlos politizados y en contra de los intereses nacionales. Las mejoras por las que Yúshenko se aprestaba a dar la batalla fueron conseguidas en parte de forma pacífica por Timoshenko en Yalta. Allí, Putin expresó la esperanza de que ambos países podrán "celebrar el Año Nuevo sin problemas". "Confiamos sinceramente en que la parte ucraniana cumplirá todos los acuerdos alcanzados anteriormente. Nosotros por nuestra parte garantizamos su cumplimiento", dijo.

Putin se avino a "corregir acuerdos previamente alcanzados" con Ucrania. "Comprendemos que el nivel de consumo [de gas] ha disminuido, y por eso, considerando el carácter especial de las relaciones entre Rusia y Ucrania y entre Gazprom y Naftogaz Ucrania, se ha decidido no imponer sanciones", subrayó.

El abastecimiento de gas a Ucrania responde a la fórmula take or pay (toma o paga), que obliga al comprador a pagar todo el gas contratado, incluso si no lo puede importar. Ucrania ha pagado estricta y puntualmente todo el gas que ha importado en 2009, pero esta cantidad es inferior a la que contrató para este ejercicio y se prevé que éste sea también el caso en 2010. Rusia no quiso fijar una cláusula que elimine las multas por el impago del gas contratado pero no consumido, como Yúshenko quería. La cláusula take or pay no es una "pérfida exclusividad" para Ucrania, sino que está en los contratos con otros clientes europeos, explicó Putin. Gazprom no impondrá multas, pero mantendrá en el contrato el punto que prevé esta penalización, según Víctor Chernomyrdin, ex jefe del Gobierno, que acompañaba a Putin.

Para 2010 Rusia ha aceptado disminuir el volumen de gas que exportará a Ucrania, para lo que Gazprom y Naftogaz revisarán a la baja la cantidad ya pactada, y Ucrania aumentará también la tarifa de tránsito, tal como quería.

Putin dijo que le resultaba "confortable" trabajar con el Gobierno de Timoshenko y elogió a ésta por cumplir con sus obligaciones contractuales de forma consecuente, lo que es un "importante factor para incrementar la estabilidad energética". Timoshenko, a su vez, expresó su reconocimiento por la colaboración y comprensión de Putin.

Claves del contrato

- El suministro de gas ruso a Ucrania responde a la fórmula 'take or pay' (toma o paga), que obliga a Kiev a pagar todo el gas contratado, aunque no lo pueda importar.

- Rusia contempla multas por el impago del gas contratado pero no consumido.

- El consumo de gas ruso por parte de Ucrania ha disminuido en los últimos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de noviembre de 2009

Más información