La economía europea sale de la recesión

Alemania y Francia suman dos trimestres de crecimiento - Italia y Holanda dejan atrás el descenso - Bruselas cree que España será el último país del euro en crecer

La Unión Europea ha salido de la recesión. Tras cinco trimestres consecutivos de valores negativos del producto interior bruto (PIB), la central comunitaria de estadística anunció ayer que la economía de la Unión creció un 0,2% en el tercer trimestre en el conjunto de los Veintisiete y un 0,4% en los 16 países de la eurozona respecto del trimestre anterior.

España es diferente. Frente a una mayoría de países que salen del pozo, la economía nacional sigue con números rojos del 0,3% y será la última en volver a números negros, según las últimas previsiones de Bruselas. Y como el empleo tardará en reflejar la precaria mejoría, la Comisión Europea prevé que la crisis "podría resultar de un alto desempleo a largo plazo" en España. De hecho, hace unos días pronosticaba que en 2011 alcanzará la tasa del 20,5%.

No habrá verdadera recuperación hasta que crezcan inversión y consumo
Sólo Reino Unido y España siguen en recesión entre las grandes economías
Más información
Lejos de Europa
Alemania cierra en 2009 su peor recesión en medio siglo
La economía británica deja atrás la recesión

Las cifras de Eurostat confirman las proyecciones del Ejecutivo comunitario, que apuntan a un gradual desarrollo positivo de la actividad económica a partir de ahora. Ratifican que ya son dos los trimestres de crecimiento del PIB en países cruciales para la economía europea.

Alemania creció un 0,7% en el periodo veraniego, tras hacerlo un 0,4% en primavera. La economía de Francia no evolucionó con ese relativo vigor, al repetir en el tercer trimestre el 0,3% positivo registrado en el anterior. Italia también salió de la recesión durante el verano, tras convertir la contracción de los cinco trimestres anteriores en un 0,6% positivo.

Son las otras dos economías importantes de la Unión Europea, la británica y la española, las que siguen en estado comatoso, con España teniendo una evolución negativa del 0,3% y Reino Unido, del 0,4%. Viniendo del -1,1% del verano, la cifra final española sorprendió por ser menos negativa que el 0,4% que había pronosticado la Comisión.

A pesar de lo positivo de las cifras y de la técnicamente confirmada salida de la recesión en el conjunto de Europa, distintos analistas comentaban ayer que el panorama no era para tirar cohetes. A falta de conocer el desglose de las actividades por sectores, se consideraba factible que la razón principal del discreto crecimiento fuera un aumento de las exportaciones y la reposición de los stocks en las empresas que se fueron dejando lentamente caer durante el año pasado. Pero no habrá verdadera recuperación económica sostenible mientras no vuelvan a crecer con fuerza la inversión y el consumo, factores positivos que, según algunos expertos, tardarán en producirse.

"Estamos saliendo de la recesión, pero no hemos salido del impacto de la crisis, que seguirá sintiéndose durante algún tiempo", comentó Amelia Torres, portavoz de Joaquín Almunia, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios. Como señaló al respecto un economista citado por la agencia Reuters: "La recesión en la eurozona puede haber terminado oficialmente, pero, por desgracia, muchos negocios y muchas personas van a seguir sintiendo que la recesión sigue".

Ambos aludían al azote del paro. Pese a lo que diga el PIB, la tasa de desempleo crecerá un 2,3% en el año actual y lo seguirá haciendo a razón del 1,2% en 2010, con lo que en toda la UE el paro subirá al 10,3% en 2010 y rondará el 10,2% en 2011. "El riesgo de que haya una recuperación sin empleo dependerá, ente otras cosas, de la flexibilidad del mercado de trabajo y de las políticas que se adopten", señala la Comisión.

Tras atacar demoledoramente al sector de la construcción, la recesión española se hace notar en la mayoría de los sectores con, según un análisis del Ejecutivo comunitario, fuertes repercusiones tanto en el empleo como en las arcas nacionales. Este escenario "puede resultar en una alta tasa de paro a largo plazo y en un agudo empeoramiento de la sostenibilidad de las de las finanzas públicas", añade.

La prognosis de la Comisión habla de un continuo crecimiento del desempleo hasta alcanzar el 20,5% en 2011 y califica de "espectacular" una tasa de paro juvenil que en el pasado mes de septiembre sufría el 41,7% de los trabajadores en ese renglón demográfico. Si España es medalla de oro en desempleo "se prevé que sea el último miembro de la eurozona en entrar en la senda de la recuperación", señala la Comisión en el informe mensual sobre empleo publicado ayer.

El informe deja en evidencia a José Luis Rodríguez Zapatero, jefe del Gobierno español que timoneará la presidencia española de la UE a partir del próximo 1 de enero. En el mitin de Rodiezmo, con el que comienza el curso político a principios de septiembre pasado, dijo: "No me veréis al lado de aquellos que creen que vamos a salir los últimos, que no podemos". A finales de mes volvió sobre la misma idea en un acto en Nueva York: "España saldrá de la recesión como el resto de los países europeos".

La continua caída del empleo tendrá su reflejo natural en la renta disponible lo que afectará a las economías familiares con el incuestionable impacto en la demanda, que seguirá anémica, y en la tasa de ahorro, que aumentará como medida de precaución ante la crisis, apunta Bruselas. Dos elementos que pesarán en contra de la rápida recuperación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS