Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El lío del pirata que sigue creciendo

El juez de menores devuelve el caso de Abdu W. a la Audiencia por entender que es mayor de edad, aunque un informe médico precisa que lo es al 97%

El juez de guardia de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, decidió ayer por la tarde que el pirata Abdu W. siga baja custodia del Grupo de Menores de la Policía y que esta mañana comparezca ante el juez Santiago Pedraz para que resuelva sobre su situación. Pero este magistrado en lugar de aceptar los últimos dictámenes médicos que indican que el pirata es mayor de edad -uno de ellos, al 97% de seguridad- podría remitir todos los informes al Instituto de Toxicología para que se pronuncie de forma definitiva sobre la edad del pirata.

Así concluye por el momento el nuevo episodio del interminable culebrón que se desarrolla en la Audiencia Nacional sobre la competencia para investigar y en su caso juzgar a dos de los piratas que secuestraron el atunero Alakrana y cuyo hito más reciente fue la puesta en libertad de uno de ellos por ser menor de edad.

La situación del somalí continúa en un absoluto limbo jurídico

Ayer, tras la práctica de cuatro nuevas pruebas médicas -radiografías de los huesos y de toda la dentadura-, el juez central de menores de la Audiencia Nacional, José Luis de Castro, decidió que no era competente en el caso y lo pasó al juez de guardia de la Audiencia, que esta semana es Fernando Andreu.

De Castro había admitido las nuevas pruebas realizadas a instancias de la fiscalía y tomó declaración al perito José María Abadal, de la clínica privada Centro de Radiología y Diagnóstico por Imagen Drs Abadal, que las realizó. La prueba dental, según el dictamen, acredita que la probabilidad de que sea mayor de edad es del 97%, con lo que el margen de error se sitúa en el 3%. El perito precisa que con las otras tres pruebas practicadas "supera en exceso dicho límite".

La forense de la Audiencia Nacional Leonor Ladrón de Guevara también indicó que el pirata, por su aspecto, desarrollo y dentición "parece tener al menos 18 años".

Aunque parece claro que Adbu W. es mayor de edad, y así lo ha visto el juez De Castro para inhibirse, lo ha puesto a disposición del Grupo de Menores, lo que no deja de ser contradictorio o una incoherencia.

El caso es que ninguna de las afirmaciones de los dictámenes son tajantes o contundentes, por lo que el juez Andreu, de guardia, ha decidido no mojarse y también ha dejado al pirata custodiado por el Grupo de Menores de la Policía.

Habrá que ver ahora si Pedraz acepta los dictámenes que señalan que el pirata es mayor de edad o si por el contrario a la vista de que tiene otros, entre los que también figuran los otros forenses de la Audiencia Nacional, que cuestionan esa mayoría de edad los remite a Toxicología. Mientras tanto, la fiscalía reclamará que Abdu W. reingrese en prisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de octubre de 2009