Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El modelo educativo del País Vasco como ejemplo

Los ciclos formativos de Grado Superior que acumulan lista de espera se parecen mucho año tras año. El curso pasado también hubo mucha demanda en especialidades como Administración y Finanzas -en donde hubo 173 peticiones que no obtuvieron plaza-, Imagen (300), Sonido (210) o Imagen para el diagnóstico (587), entre otros. Y quedaron vacantes, igual que ha ocurrido este curso, en otras con un alto porcentaje de colocación en el mercado laboral.

La Comunidad de Madrid promete "hacer más hincapié en los alumnos" este curso para informarles sobre las salidas profesionales de cada rama. "Haremos jornadas con los orientadores para responder a sus dudas y organizar visitas a centros de trabajo y empresas", según María José García Patrón, directora general de Secundaria y FP. Quieren elaborar un plan antes de fin de año que sirva mejor a los alumnos. La Comunidad sostiene que hay un orientador profesional por cada centro público y privado. CC OO pide más profesionales de este tipo que asesoren mejor a los estudiantes.

La consejería se cierra en banda respecto a la segunda opción. No quieren ampliar la oferta en cursos con poca demanda. "El mercado genera lo que genera y no podemos autorizar más", zanja García Patrón.

Trabajar fuera

"Madrid necesita más cursos. Lo importante es que el alumno estudie lo que le guste informado de las salidas profesionales", según el presidente de la Asociación de Directores de Instituto Adimad, José Antonio Martínez. "Una vez formados, existe movilidad geográfica, pueden ser trabajadores en otras partes del país o incluso de Europa", añade. Martínez critica que la formación profesional es "la hermana paupérrima, no la pobre" del sistema educativo madrileño "porque se le considera la segunda opción mucho menos respaldada que los estudios universitarios".

Y pone como ejemplo el modelo educativo de FP del País Vasco, donde está considerada como "un punto estratégico". Los centros vascos ofrecen formación ocupacional, pero también garantizan formación continua, tanto para los alumnos como para personal de diferentes empresas que estén interesadas en reciclar a sus trabajadores. "Ambos mundos están muy relacionados y no hace falta organizar visitas para conocer las necesidades del mercado laboral", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de octubre de 2009