Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Tractorada' en Vilafranca contra los bajos precios de la uva

VilafrancaVilafranca

Los viticultores volvieron a movilizarse ayer para exigir un "precio justo para la uva" que cosechan y que venden a las empresas elaboradoras de vino y cava. La reivindicación no es, ni mucho menos, nueva, pero ahora llega en un momento de crisis excepcional para el sector. Unas 250 personas convocadas por Unió de Pagesos se manifestaron por el centro de Vilafranca del Penedès (Alt Penedès), medio centenar de ellas en tractor, para exponer sus demandas.

Las peticiones fueron acompañadas de propuestas encaminadas a reducir la producción de uva en las próximas vendimias y eliminar el excedente de vino que sufre el sector y que perjudica claramente a los productores. Los excedentes y la caída del consumo de vino y cava en algunas de sus gamas, ha forzado a las grandes empresas elaboradoras del Penedès a rebajar el precio que pagan por la uva. Las grandes empresas elaboradoras del Penedès son las que compran la mayor parte de la uva que se cosecha en la zona y han anunciado que comprarán menos uva, o la pagarán a menor precio. UP lamenta, por ejemplo, que Freixenet pagará alrededor del 15% menos de lo que pagó el año pasado, mientras que Bodegas Torres ya ha anunciado que esta vez comprará menos uva. Los viticultores se quejan de que sus ingresos dependen de los intereses y los precios que marcan las grandes marcas elaboradoras, a las que acusan de "prácticas abusivas".

Vendimia verde

En la tractorada de ayer, Unió de Pagesos planteó algunas medidas para resolver el problema de los excedentes. Las medidas deberían ejecutarse a corto plazo y entre ellas se encuentra la aplicación de una vendimia en verde. Esto implicaría un acuerdo global del sector, con el que algunas viñas no se vendimiarían para reducir así la producción y ajustar más la oferta de uva a la demanda. Otra opción es la de aplicar una destilación masiva de uva excedentaria, convirtiéndola en alcohol.

Los pequeños viticultores no están contentos con la política de ayudas directas al sector, ya que "la mayoría son para los grandes propietarios y los pequeños no vemos ni un euro", dice Josep Maria Canela, que tiene viñas en Cabra del Camp.El secretario general de UP, Joan Caball, acusa al Gobierno catalán de favorecer las grandes empresas elaboradoras y de distribución, y apela a la ciudadanía a sumarse a sus reclamaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de agosto de 2009