Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El virus de la nueva gripe ataca más los pulmones

Sólo los nacidos antes de 1920 presentan protección

El virus de la nueva gripe se multiplica con mayor efectividad en los pulmones que los virus habituales de esta enfermedad, según experimentos hechos en modelos animales de mamíferos. Esta habilidad del virus va acompañada de mayores daños en estos órganos y explicaría que cause neumonía (una enfermedad grave) en algunos de los contagiados que no tienen otras patologías, según investigadores japoneses y estadounidenses que han estudiado los efectos del nuevo H1N1 en ratones, hurones, primates no humanos (macacos) y cerdos.

Además, los investigadores, que publican sus resultados en la versión digital de Nature, han hallado que el virus se transmite entre los hurones y que en cerdos miniatura se replica sin causar síntomas de enfermedad, lo que explicaría que no se detectara en estos animales antes de saltar a los humanos. Por otra parte, estos científicos han comprobado que el virus es sensible a los antivirales más utilizados y a algunos todavía experimentales.

Sin embargo, los expertos no han podido averiguar por qué el virus está afectando sobre todo a los jóvenes. Sí han comprobado, en sueros extraídos de personas de un amplio rango de edades antes de la actual pandemia, que sólo las nacidas antes de 1920 disponen de anticuerpos contra el H1N1 y que muchas nacidas antes de 1918 los tienen en gran cantidad.

Dado que el famoso virus de 1918, que causó una enorme mortalidad, es el antecesor de gran parte de los virus de la gripe hasta los años 1950 y también de los que emergieron a partir de 1977 hasta la actualidad, sigue siendo un misterio por qué no se encuentran anticuerpos neutralizantes en los nacidos después de 1920.

En sus conclusiones, los autores del trabajo señalan que el nuevo virus H1N1 puede causar problemas más graves que los habituales del mismo tipo, y que su capacidad de multiplicarse en los pulmones de los modelos animales utilizados y causar una patología apreciable en este órgano recuerda a las recientes infecciones gravísimas e incluso mortales de gripe aviar que tanta alarma han creado. La consecuencia de la gripe puede ser así una neumonía viral con consecuencias fatales en algunos casos que no presentan otras complicaciones.

También advierten los investigadores de la posibilidad de que emerjan variantes más graves del H1N1 y de que se haga resistente a los antivirales, lo que justifica que no se baje la guardia en los medios sanitarios de todo el mundo.

MALEN RUIZ DE ELVIRA

Madrid

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de julio de 2009