Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un mito de la música popular

La muerte une a los Jackson como una piña

La familia, conocida por sus disputas, se encierra en silencio en su mansión

La súbita muerte de Michael Jackson les ha unido como nunca desde los tiempos de los Jackson 5. Cuatro de sus hermanos (Jermaine, Tito, LaToya y Janet); sus padres, Katherine y Joseph; y sus tres hijos, Prince Michael Jr, Paris y Blanket, permanecen desde el pasado jueves unidos bajo un mismo techo incapaces de comunicarse con el mundo exterior tras la muerte del ídolo del pop. Una muestra de unidad y silencio inusual en una familia tan extensa como dividida por celos aireados en la prensa amarilla. "Es el momento más trágico de nuestras vidas", afirma el patriarca en el único comunicado difundido desde la muerte del verdadero motor de la familia, el hombre que no quería crecer pero que desde los 5 años llevó en sus hombros el peso del apellido Jackson. "Sin embargo, Michael no querría que nos diéramos por vencidos", añade la nota dirigida a los que desde el jueves mantienen con vida la memoria del hombre del guante blanco. "Michael os quería tanto".

La niñera asegura que le hacía lavados constantes de estómago a Michael

En estas palabras de consuelo falta el culmen que esperan estos mismos seguidores, la convocatoria de un funeral que les permita decir el último adiós al que muchos siguieron con la devoción que desata un líder religioso. Desde el viernes la familia tiene el cuerpo -probablemente en una funeraria de la que no han revelado el nombre- y la policía de Los Ángeles está preparada para proteger una celebración que, incluso en el caso de una ceremonia íntima atraería un sinnúmero de periodistas y curiosos. Los Jackson siguen mudos. Tampoco existen noticias sobre el posible testamento del artista. Fuentes cercanas a la familia han hecho saber las quejas de Katherine a este respecto, al desconocer si su hijo dejó instrucciones sobre su entierro. El cerebro de Michael sigue mientras en poder del forense para las pruebas de toxicología.

Más acuciante es saber el futuro de los hijos de Jackson. Aquí el culebrón que se está formando es digno de la vida de Wacko Jacko. La familia de Jackson recogió a los niños en el centro médico donde murió su padre y desde entonces permanecen en la residencia familiar. El deseo del clan Jackson es que crezcan junto a su abuela, aunque Debbie Rowe, madre biológica de los dos mayores y segunda esposa de Michael, puede acabar con estos planes. "La madre es el guardián natural en estos casos", afirman fuentes legales precisando que esa decisión impera incluso cuando los niños desconocen a la madre.

El único contacto de los Jackson con el mundo exterior ha sido la mudanza de los enseres del rey del pop y de sus hijos de la mansión de alquiler de Holmby Hills donde el cantante falleció. Janet y LaToya acompañaron a dos camiones, en los que según fuentes de la familia retiraron numerosos objetos por temor a un robo. También existen declaraciones de Grace Rwaramba, niñera de la familia durante más de una década hasta que Michael la despidió, que hablan de una llamada de Katherine preguntando por la ubicación del dinero que su hijo escondía en la mansión. Rwaramba, en declaraciones al periódico The Times, también habla de un artista que "comía poco y mezclaba mucho", mezclas de barbitúricos que de forma rutinaria tenía que sacarle de su organismo con un lavado de estómago para evitar lo que, en su opinión, ha provocado su trágico final. La familia tampoco confía en el médico de Michael y de sus tres hijos, Conrad Murray, y por medio de un amigo ha manifestado que le parecen turbias sus últimas acciones para reanimar al cantante.

Este tipo de declaraciones son las que el músico Usher no quiere oír. Junto con Justin Timberlake y otros muchos prefiere celebrar con ritmo la muerte del cantante sumándose en el último minuto a la celebración el próximo domingo de los premios BET. "Le hemos dado la vuelta a la ceremonia y ahora será un homenaje a Michael Jackson", aseguró su directora Debra L. Lee, encargada de unos galardones dedicados a ensalzar los logros de la comunidad negra en el mundo del espectáculo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de junio de 2009