La Unesco pide parar la Torre Pelli

El Comité del Patrimonio Mundial reclama la paralización cautelar de las obras

El Comité Anual del Patrimonio Mundial de la Unesco aprobó ayer en su 33ª reunión una resolución en la que pide a España que "cesen todos los trabajos de construcción [de la Torre Pelli] hasta que el Estado haga una evaluación completa del impacto del proyecto de desarrollo sobre el valor universal de los bienes patrimonio mundial". Es decir, la Unesco quiere que España detalle el impacto del edificio de 178 metros sobre la Catedral, el Alcázar y el Archivo de Indias.

La resolución 33 COM 7B. 123 referente a Sevilla fue aprobada ayer por asentimiento. En cuatro puntos, el Comité de Patrimonio Mundial expresa "su preocupación en cuanto a la ausencia de información remitida por el Estado parte [España] respecto al proyecto de Cajasol". De este modo, el informe que previsiblemente encargue España, lo analizará el comité internacional del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), que dará su parecer al Comité de Patrimonio Mundial en su próxima edición que se celebrará en Brasilia en 2010.

Más información

"El paso dado ayer es como cuando un juez admite a trámite una querella. Tras la oposición de Icomos a la torre Cajasol, ahora se ha admitido a trámite y luego entraría en la lista del patrimonio en peligro, en caso de que ignoraran las resoluciones", subrayó uno de los expertos reunidos esta semana en Sevilla. La capital andaluza atesora esta distinción sobre su conjunto artístico desde 1987. Un ejemplo de que la Unesco cumple sus amenazas se dio el pasado sábado, cuando los 21 países que forman este órgano decidieron expulsar de la lista del Patrimonio Mundial al valle del Elba, en Dresde (Alemania) por la construcción de un puente.

Asimismo, en la resolución aprobada ayer la Unesco pide a España definir un entorno de protección para los bienes de Patrimonio Mundial, y que este informe se envíe antes del próximo 1 de febrero de 2010. También el acuerdo aclara que es el Estado parte "el que tiene que mandar a la Unesco cualquier proyecto que pueda afectar al Patrimonio Mundial". Ahora será, previsiblemente, el Ministerio de Cultura el que encargue "la evaluación completa del proyecto" y reclame la paralización cautelar de las obras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de junio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50