Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat desoyó 10 meses un informe sobre abusos a alumnas

La educación catalana sólo apartó al maestro de Torrelles tras actuar los Mossos

El Departamento de Educación de la Generalitat no tomó ninguna medida en la escuela Guerau de Peguera, en Torrelles de Foix (Barcelona), a pesar de que la directora del centro advirtió al inspector de la zona por escrito en mayo de 2008 del extraño comportamiento del maestro ahora imputado por supuestos abusos a menores. El juzgado de instrucción número 1 de Vilafranca del Penedès dictó el pasado marzo, tras recibir una denuncia de un compañero del docente, una orden de alejamiento por la que el profesor no puede acercarse a 1.000 metros del colegio ni a cinco de sus alumnas.

La directora, N. M. ha declarado ante los Mossos que a finales del curso pasado, al poco de asumir la dirección, hizo un informe poniendo en conocimiento del inspector hechos que habían provocado los recelos de algunos maestros del colegio. En una ocasión, entre otras quejas, el imputado fue sorprendido por una compañera realizando tocamientos por debajo de la ropa a una niña, según la denuncia.

La directora avisó a la inspección del comportamiento del ahora imputado

Según la versión de Educación, el inspector trasladó los hechos denunciados a sus superiores el pasado marzo, cuando los Mossos y la juez ya habían iniciado su investigación. Entonces fue suspendido de empleo y sueldo. El inspector ha declinado ofrecer su versión a EL PAÍS.

Según Educación, el inspector mantuvo entre noviembre de 2008 y febrero de este año varias reuniones con los responsables del colegio tras haber recibido quejas por el comportamiento del maestro. Estos encuentros, sin embargo, no lograron cambiar de forma definitiva la actitud del docente hasta el punto de que uno de sus compañeros decidió denunciarlos ante los Mossos.

En su declaración ante la policía, la directora del colegio manifestó tener miedo del maestro, al que calificó de persona fría y calculadora. También se defendió asegurando que había intentado repetidamente poner fin a estos comportamientos inadecuados.

Las primeras informaciones sobre presuntos abusos datan de hace un año, cuando el director era todavía J. C, que de momento no ha declarado ante los mossos pero que defiende que el imputado "es un buen profesional".

Tampoco la asociación de padres fue informada de lo que estaba sucediendo en el colegio, según el presidente de la asociación de padres de alumnos del centro.Éste afirmó que la nueva directora no les informó de los hechos hasta marzo, cuando se produjo la imputación del maestro.

Un docente ha relatado que en noviembre pasado el padrastro de una niña fue a hablar con el profesor imputado porque la menor se había quejado de que éste les "tocaba el culo" cuando no entendían algo. La madre de esta niña explicó ayer que a raíz de estos incidentes su hija había tenido "un bajón durante el curso", pero que "después de hablar con él" [el imputado], creen que todo fue "un malentendido".

Una vez dictada la orden de alejamiento, el profesor convocó a padres y madres de la escuela en el centro cultural de la población vecina, Sant Martí de Sarroca (para no incumplir la orden judicial), para explicarles "que estaba siendo acusado de cosas que no eran", según una de las madres asistentes.

En defensa del profesor investigado salió ayer una maestra. "Se desvive por los niños", explicó, "pero está pagando las bromas que hacía a sus alumnos". Esta maestra se mostró convencida de que "no ha abusado de nadie", pero puntualizó que "de todas formas, la dirección y la inspección han sido blandas permitiendo ciertos comportamientos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de junio de 2009