El PSOE anuncia un giro fiscal a la izquierda y lo retira a las seis horas

El Gobierno dice que rompió el pacto con ICV por su negativa a votar las cuentas

La geometría variable a veces deriva en vodevil parlamentario. El giro fiscal a la izquierda del Gobierno duró seis horas, las que mediaron ayer entre su acuerdo con ICV e IU para subir los impuestos a las rentas más altas y el instante anterior a iniciarse el debate y la votación en el Pleno del Congreso. En un solo día, el PSOE pasó de tener los Presupuestos allanados con el voto de la izquierda y el disgusto de CiU, a estar embroncado con Joan Herrera y Gaspar Llamazares y aplazar la negociación entre duros reproches mutuos. El Gobierno se levantó ayer cerca de la izquierda y se acostó al lado de CiU.

A media mañana, el PSOE y la izquierda llegaron a un acuerdo sobre política fiscal con seis puntos para aplicar en 2010. Se referían a subir el tipo impositivo a las rentas más altas, rectificar y dar progresividad a la deducción de 400 euros y a la ayuda de 2.500 euros por hijo y hasta modificar la tributación de los deportistas extranjeros de élite, fijada ahora en el 24%, "para evitar abusos manifiestos". Lo anunciaron las dos partes y distribuyeron el texto del acuerdo.

CiU se atribuye la rectificación tras una llamada de Duran a De la Vega

Más información

Pero la reforma fiscal más breve de la historia decayó a menos de una hora de empezar el debate. El PSOE anunció que retiraba la enmienda porque Herrera y Llamazares sólo estaban dispuestos a abstenerse en la votación del jueves sobre el techo de gasto de los Presupuestos, primer escollo de las cuentas para 2010. José Antonio Alonso, portavoz socialista, anunció indignado la ruptura del pacto que, según dijo, debía incluir como contrapartida ese voto favorable.

Herrera y Llamazares, en cambio, aseguran que nunca se comprometieron a ese voto favorable y sí a pasar del no inicial a la abstención que facilita la aprobación del techo de gasto. Herrera asegura que no puede votar sí al techo de gasto, por falta de acuerdo sobre financiación autonómica.

Según los diputados de la izquierda, fue la presión de CiU lo obligó al PSOE a romper el acuerdo. Y aquí es donde entra en escena el Grupo Catalán que encabeza Josep Antoni Duran. Fuentes de CiU aseguran que cuando conocieron el acuerdo sobre la futura reforma fiscal Duran llamó directamente a la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, con este mensaje: "Con este pacto con la izquierda, olvidaros de nosotros para cualquier asunto económico". Para empezar, dijo, el jueves, en lugar de abstenerse, iban a votar en contra y complicarían su aprobación. A las pocas horas, el PSOE dio marcha atrás y CiU, jactándose de haber impedido una subida de impuestos, volvió a anunciar que el jueves se abstendrá. Los socialistas niegan que su cambio tenga que ver con la presión de CiU y lo atribuyen sólo a la falta de compromiso de ICV e IU.

La moción inicial de ICV-IU fue derrotada con los votos del PSOE y, en cambio, una proposición de CiU sobre morosidad sí se aprobó gracias a los votos socialistas. Fuentes de La Moncloa sólo confirman que Duran y De la Vega han mantenido contactos en los últimos días sobre la votación del techo de gasto el jueves. Según esa versión oficial, CiU expresó su disposición a abstenerse y facilitar la aprobación.

El PSOE mantiene vigente su disposición a negociar el texto de su enmienda, pero ya después del verano, dentro de la discusión sobre los Presupuestos. Es decir, el resultado es que el Gobierno no cierra la incertidumbre sobre las cuentas para el próximo año y el jueves superará el primer escollo gracias a las abstenciones, pero con mayoría simple ajustada. Y, además, ha descubierto ya sus cartas para la negociación.

El giro radical apuntado ayer por el PSOE suponía más impuestos para las rentas más altas, nuevos tributos vinculados al medioambiente y la rectificación de algunos principios profundos del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, como las ayudas y deducciones fiscales lineales. Incluía hasta más impuestos para Cristiano Ronaldo, Kaká y otros galácticos.

Josep Sánchez Llibre y Josep Antoni Duran, de CiU, hablan con la vicepresidenta Elena Salgado en el Congreso.
Josep Sánchez Llibre y Josep Antoni Duran, de CiU, hablan con la vicepresidenta Elena Salgado en el Congreso.CLAUDIO ÁLVAREZ

La reforma fiscal malograda

- Deducciones IRPF. Mayor progresividad y elementos de redistribución, en especial las que tienen mayor impacto cuantitativo para el Estado, como la deducción por vivienda y la deducción de 400 euros.

- Ayudas por hijo. Introducir progresividad a la ayuda de 2.500 euros.

- Rentas altas. Modificar el gravamen en la imposición directa de los contribuyentes con mayores niveles de renta y patrimonio.

- Deportistas. Modificar el artículo 93 de la ley 35/2006 del IRPF para no residentes para evitar abusos manifiestos.

- Fiscalidad ambiental. Aplicación de los tributos que gravan la energía mediante la conversión de algunos tributos existentes o mediante la creación de nuevas figuras. Se modificará el impuesto sobre circulación de vehículos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 24 de junio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50