Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más madera en las subvenciones al cine

Cultura anuncia por sorpresa cambios y nuevas modalidades en el sistema de ayudas al sector - Las descargas en Internet computarán al mismo nivel que la taquilla en salas

Ignasi Guardans tenía un as guardado en la manga. De manera que lo que se había anunciado como "un encuentro informal" con el nuevo director general de Cine acabó convertido en un poderoso arsenal de cambios en el sistema de ayudas al cine español.

El principal de todos ellos es que la venta de entradas en las salas dejará de ser el único baremo para acceder a las ayudas a la amortización en la taquilla de las películas españolas. En el transcurso de un desayuno de prensa que en principio estaba planteado como off the record y que luego dejó de estarlo, Guardans anunció ayer que las descargas de cine en Internet podrán computar también a la hora de conseguir ese tipo de subvenciones. Hasta ahora, esa modalidad de ayudas públicas sólo estaba contemplada para los títulos estrenados en las salas.

Cultura difundirá el cine español en el exterior "como el jamón y los zapatos"

Habrá nuevas vías de subvención para telefilmes y proyectos en 3D

No fue ésta la única sorpresa. Guardans, que aseguró que "el árbitro último, pero no el único, de apoyo público al cine español será la taquilla", anunció que se incluirán en la nueva orden ministerial ayudas a los telefilmes. "Creo mucho en ese producto porque es parte de la industria", explicó, y puso la condición de que los proyectos estén avalados por la cadena que los va a difundir o proyectar. Asimismo, dijo que Cultura contempla subvenciones a proyectos en 3D que no sean de animación (este tipo de títulos ya tienen su propia partida).

La orden ministerial, cuyo primer borrador se entregará en el plazo de 10 días para consultas a los distintos sectores cinematográficos, comunidades autónomas, organismos de la Administración, Parlamento español y Comisión Europea, y que se espera pueda estar publicado en el Boletín Oficial del Estado a finales de octubre, dará un vuelco al actual sistema de ayudas públicas al cine. De él desaparecerá, tal y como explicó ayer Guardans, la separación entre ayudas a proyecto y las conseguidas a través de la recaudación en taquilla. "Hasta ahora, las ayudas eran planetas separados y yo quiero convertirlas en una constelación", dijo gráficamente el director del ICAA. De esta manera, los productores podrán optar a ayudas al guión, a su desarrollo y al proyecto mismo, así como a las de amortización, es decir, a las que se consiguen gracias a la recaudación en taquilla. "Intentamos con ello estimular ese encadenamiento", añadió Guardans, quien quiso dejar claro que estas ayudas no son acumulables y que tendrán los mismos límites que existen en la actualidad: nunca podrán superar el 50% del coste del filme y el 75% de la inversión del productor.

La pretensión de los nuevos responsables de Cultura es fomentar producciones con mayor presupuesto y que las ayudas sean más "medibles y objetivas". En este sentido, las subvenciones estarán vinculadas a los premios, tanto nacionales como internacionales, que puedan obtener las películas. También a la "calidad" de las mismas. Y los criterios de esa "calidad objetiva" saldrán de un sistema de puntos que premiará méritos como las candidaturas a los premios Goya, a los Oscar o a los Cesar del cine francés, así como la selección en festivales, entre otras modalidades. "Queremos relanzar la transparencia en la toma de decisiones, en los nombramientos de las comisiones, en las actas y en los criterios para repartir las ayudas al cine", añadió Ignasi Guardans.

Otra de las prioridades anunciadas ayer en el Ministerio de Cultura fue la de realizar cambios en la calificación por edades de las películas españolas para conseguir que la calificación de un filme extranjero que se estrena en España sea la misma que en su país de origen. Desde el ICAA se van a organizar encuentros con asociaciones de padres y educadores para reflexionar conjuntamente sobre los criterios a aplicar que puedan afectar al público infantil y juvenil.

"No podemos ni queremos decir a los directores las películas que tienen que hacer, ni indicar a los productores dónde tienen que invertir, pero sí vamos a concentrar los recursos financieros para conseguir una industria sólida y estable con acceso a los mercados", dijo el director del ICAA, antes de reconocer que la promoción es "una de las asignaturas pendientes del cine español". En este sentido, dijo Guardans que se buscarán nuevas estrategias para apoyar a las películas tanto en el mercado exterior como interior de España. "Utilizaremos herramientas similares a las que se usan para promocionar en el exterior productos de calidad como el jamón ibérico o el calzado". Y un último y misterioso punto: no quiso Guardans ocultar su preocupación por lo que considera "una falta de respeto hacia nuestro cine que es desproporcionada con su talento y su calidad".

Películas que viajan

A la afirmación -"empezamos a pensar que el cine español funciona mejor fuera que dentro"- siguió una advertencia: "En ningún caso vamos a renunciar al mercado español", dijo Pedro Pérez, presidente de la Federación de Asociaciones de Productoras Audiovisuales de España (FAPAE). Pérez realizó ayer estas declaraciones durante la presentación, por primera vez, de los datos de taquilla del cine español en el extranjero.

De ellos se desprende que fuera de España en 2008 la recaudación de los filmes nacionales fue de 132 millones de euros y las 72 películas estrenadas en 17 países fueron vistas por 22 millones de espectadores. ¿En España? Se recaudaron 81,6 millones de los 139 títulos nacionales estrenados, que fueron vistos por 14,35 millones de espectadores. Hay que tener en cuenta que las cifras que se manejan tanto dentro como fuera de España incluyen todas las producciones que tengan capital español, por muy minoritario que éste sea en el total invertido. Así lo dicta la normativa europea.

Según estos datos, a cuya lectura acudió también el director Álex de la Iglesia, único candidato a presidir la Academia de Cine, Francia es el país en el que más cine español se ve (61,15 millones de euros recaudados), seguido de Estados Unidos y Canadá (18,9 millones) y Alemania y México (13,7 y 13,5 millones, respectivamente). Por títulos, El orfanato, dirigido por Juan Antonio Bayona, fue el que se estrenó en mayor número de países (16), seguido de REC (14), y Vicky Cristina Barcelona (9). La más taquillera en 2008 fue Astérix en los Juegos Olímpicos, una producción con capital minoritario español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de junio de 2009

Más información